Miguel Ángel Russo, el técnico que en solo dos meses hizo que Boca volviera a ganar la liga argentina, llenó de confianza a Frank Fabra, Sebastián Villa y Jorman Campuzano, potenció su nivel y los hizo piezas titulares del equipo que le quitó en el último suspiro el título a River Plate.

El estratega argentino reconoció que contó con cierta ventaja para hacer que ellos se reencontraran con su mejor estado de forma por el hecho de haber dirigido en Colombia y haberse enfrentado con Millonarios contra dos de ellos.

“No lo voy a negar, haber estado en Colombia y conocer me ha ayudado a mí y a ellos los ha favorecido. Entender su idiosincrasia. Se han sentido identificados con eso y los ha ayudado a crecer”, señaló Russo en el programa ‘Nexo ESPN’, citado por el diario Olé.

El técnico ‘xeneize’ también es consciente de que los jugadores colombianos que ahora dirige él ya superaron el periodo de adaptación propio del fútbol argentino, que en muchos casos es más complicado que el de otras ligas del mundo.

Si hablamos de Fabra, no tenía el nivel que debía que tener. A Campuzano y Villa los conocía de Colombia y sabía lo que me podían dar. Y después hay un tiempo de aclimatación al fútbol argentino, que no es fácil. Ellos van conociendo y entendiendo. Creo que han pegado un cambio muy grande y muy bueno, es beneficioso para ellos”, concluyó Russo.

Ahora Boca Juniors y todos los equipos del fútbol albiceleste están en receso como medida preventiva contra el coronavirus. En principio, la competencia en Argentina se reiniciaría a comienzos de abril.