Por ello, Chris Froome tuvo que ser intervenido quirúrgicamente para reparar el tendón de ese dedo.

El pedalista del Ineos y compañero de Egan Bernal ya había pasado por cuidados intensivos este año luego de las varias lesiones sufridas (en el fémur, en el codo derecho y en las costillas) a consecuencia de una caída en junio al chocar con un muro a 60 kilómetros por hora durante un entrenamiento de cara al Criterium del Dauphiné.

Pero este último contratiempo es de menor gravedad y esto llevó al corredor de 34 años a bromear en las redes sociales.

“De forma estúpida me corté en el dedo pulgar con un cuchillo de cocina y tuve que ser operado para unir el tendón la pasada noche”, escribió el líder del Ineos en Instagram.

“Durante un par de semanas tendré el pulgar para arriba. Este no es mi año. No puedo esperar para el 2020”, añadió.

Froome regresó a los entrenamientos en agosto, antes de sufrir este percance doméstico.

La última carrera disputada por Christopher Froome este año es la Vuelta a Yorkshire, en mayo, ganada por su compañero Christopher Lawless.