De acuerdo con el Daily Mail, Walker utilizó piezas de maniquíes de plástico y restos de vehículos metálicos para crear las robots.

Las androides, que usan tacones y la cara es una cámara de vigilancia, mueven sus caderas al ritmo de la música y se sostienen de un tubo, como lo hacen las bailarinas profesionales.

“Esto no es algo vulgar, es un trabajo artístico. Es algo hermoso, y los robots no cambiarán eso”, comentó Walker a la agencia Reuters, información que cita el diario The Sun. 

Agregó que con este proyecto quiere exploran la noción del voyerismo, conducta o comportamiento sexual que consiste en buscar placer por medio de la observación. 

Por su parte, Laurent Roue, propietario del club nocturno, comentó a la agencia que probablemente sus clientes encontrarán a las robots “muy sexis”.

“Para nosotros, es un guiño, un homenaje a la robótica”, afirmó Roue al mismo medio.

Aseguró que estos androides no reemplazaran a sus 10 bailarinas y que todo se trata de un concepto artístico.

El lanzamiento oficial del proyecto será este martes por la noche.