La mujer, una estadounidense de 25 años, tuvo que ir de urgencias a un hospital al notar que su sangre también se había vuelto azul. Eso lo pudo notar principalmente en sus uñas, informó The Guardian citando un reporte de la revista New England Journal of Medicine.

Otis Warren, médico de The Miriam Hospital, en Rhode Island, descubrió que la paciente tenía metahemoglobinemia, “un raro trastorno sanguíneo que hace que el cuerpo produzca más metahemoglobina, un tipo de hemoglobina”, explicó BBC.

De acuerdo con la cadena de noticias, una exagerada cantidad de metahomoglobina en el organismo “impide que el oxígeno se libere de forma correcta en los tejidos”, de ahí que la piel se torne azul.

The Guardian indicó que la paciente fue tratada con azul de metileno, un colorante orgánico con el que ella se sintió mejor “en cuestión de segundos”. La mujer pasó la noche en el hospital y al día siguiente, antes de que fuera dada de alta, los médicos le administraron una segunda dosis de ese antídoto.