“Es una curita gigante”, respondió el menor poco antes de decir que la había tomado del baño de su hermana Paige y que, gracias a su tamaño, le servía para cubrir todo el brazo.

Brody añadió que él quería ser como su hermana, quien siempre llegaba a la casa con cortes en el cuerpo debido a sus prácticas de sóftbol. Según él, la “curita gigante” servía para ese tipo de heridas.

Tan pronto la mamá le dijo que no estaba segura de que esa fuera “una curita”, el niño ‘volteó’ los ojos y se marchó, como si no le importara la opinión de ella.

Paige compartió en Twitter el video de ese gracioso momento y en pocos días alcanzó a ser reproducido más de 8 millones de veces.

Cientos de internautas se rieron de lo ocurrido y resaltaron la inocencia de Brody. “Es demasiado tierno”, “si él dice que es una curita, ¡es una curita” y “es demasiado puro”, fueron algunos comentarios de los tuiteros.

A continuación, el video: