De acuerdo con el diario chino Global Times, Okonkwonwoye llegó a territorio chino el pasado 20 de marzo y luego de practicarle la prueba de COVID-19, dio positivo. Por ello, el 23 del mismo mes lo enviaron a un hospital para empezar el tratamiento de recuperación.

Sin embargo, ayer (miércoles) se negó a seguir hospitalizado y a someterse a más exámenes médicos. Según relata el mismo medio, el nigeriano intentó escapar de su sala de cuarentena.

La enfermera que lo atendía trató de calmarlo, pero por el contrario recibió una fuerte agresión. Además de morderla en la cara, el desquiciado hombre también la empujó y la golpeó, detalla el rotativo chino.

Un médico del mismo hospital que atendió a la enfermera señaló que encima de las lesiones en la cara, también tenía en el cuello y la cintura.

La policía de Guangzhou, finaliza Global Times, ahora custodia la hospitalización del nigeriano y un portavoz expresó que el caso será tratado severamente después de su recuperación.