MacDonald, que tiene 2 hijos, dialogó con el diario The Scottish Sun y contó con detalle la historia, que como él dice, parece sacada de una película de ficción.

“Ni siquiera estoy acostumbrado. Pero cuando lo piensas, es realmente sorprendente. Que puedan hacerme un pene nuevo es increíble, pero que pueden construirlo en mi brazo es alucinante. Parece algo sacado de un extraño cómic de ciencia ficción. Pero es mi oportunidad de tener una vida normal”, expresó el británico al mismo medio.

En el 2014, todo según el relato de MacDonald, la fuerte infección de perineo que lo aquejaba hace varios años le terminó afectado su pene, hasta que este “se cayó”. El hombre narró que la infección se extendió hasta los dedos de sus manos y pies, volviéndolos negros, pero que nunca se imaginó que su aparato reproductor podía sufrir.

Cuando vi que mi pene se ponía negro, estaba fuera de mí. Fue como una película de terror, estaba en completo pánico. Sabía que en el fondo se había ido e iba a perderlo. Entonces, un día se cayó al suelo”, añadió Malcolm MacDonald a ese rotativo.

Literalmente vivió 2 años sin pene, hasta que en el 2016, después de que había perdido toda esperanza y su vida iba en picada, le regresó la esperanza de tener una vida “normal”. Su médico de cabecera le habló sobre el profesor David Ralph, experto en construcción de miembros viriles del hospital universitario de Londres, quien ya había construido un “pene biónico” a un hombre que había nacido sin uno, detalla The Sun.

MacDonald se contactó con Ralph y este le explicó que primero, para que regresara a ese normalidad que buscaba, debía construir el miembro en un brazo y que después de 2 años de tenerlo en la extremidad se podía trasladar al lugar correspondiente.

El hombre aceptó ese procedimiento por raro que fuera. “Fueron todas mis Navidades a la vez. Estaba tan emocionado porque era una oportunidad de un nuevo comienzo. No me preocupaba el procedimiento porque había visto lo que el profesor Ralph y su equipo podían hacer. En lo que a mí respecta, son hacedores de milagros y estaba dispuesto a cualquier cosa que pudiera devolverme mi voluntad”, dijo al rotativo británico y agregó:

No tener un pene se sintió horrible. Es el peor miedo de la mayoría de los hombres. Para mí nunca el sexo nunca fue una preocupación, porque ya tenía dos hijos. Siempre se trató más de mi confianza en mí mismo y de cosas simples como usar el baño”.

El injerto en el brazo fue todo un éxito e incluso MacDonald pidió que este nuevo pene fuera un par de centímetros más grande de lo que tenía antes. A Malcolm, diestro, le quitaron un colgajo de piel del brazo izquierdo y lo enrollaron para formar un pene con sus propios vasos sanguíneos y nervios.

El nuevo miembro se separó de su antebrazo, dejando la base, para que quedara colgando y de esa manera pudiera formarse naturalmente como piel y tejido, explica The Scottish Sun.

Pasaron los 2 años y llegó el esperado momento por el inglés para que su nuevo pene fuera llevado entre sus piernas, pero la evolución del injerto no fue el esperado por el especialista, por lo que pospusieron la cirugía unos meses.

Luego, MacDonald perdió varias citas por problemas de transporte y programación, por lo que volvió a posponerse la intervención. Ahora, cuando estaba ahora sí listo, el coronavirus fue el que lo afectó y a día de hoy no ha podido tener la felicidad de tener su pene en el lugar indicado.

Los retrasos han sido difíciles de manejar. Por una razón y otra, la operación final nunca ha sucedido… Estaba en bata a punto de entrar al quirófano cuando me dijeron que había escasez de personal médico, luego la cancelaron nuevamente debido al coronavirus. Se siente como si estuviera maldecido a veces”, expresó frustrado el sujeto.

“Realmente parece que es hora de trasladarlo. No puedo correr porque se mueve, no puedo ir a nadar o usar una camisa de manga corta.No puedo mentir, tener un pene en tu brazo durante 4 años es algo muy extraño con lo que vivir, pero estoy decidido a que este pene se utilizará en última instancia para lo que fue construido”, finalizó.