En declaraciones a NBC News, Syvertson afirmó que el animal estaba ocultó entre la parte posterior del aparato y su cubierta.

El murciélago le alcanzó a morder un dedo al hombre cuando el mamífero intentaba huir volando del lugar.

“Se sintió como una pequeña picadura de abeja, y me dolió”, afirmó el adulto mayor al medio estadounidense.

Finalmente, Syvertson sacó al murciélago de su casa y luego lo encontró muerto a unos metros de su residencia.

Al acudir al hospital por la mordida, le dijeron que se había contagiado de rabia y que necesitaba someterse a un tratamiento antirrábico, indicó el mismo medio.

Agregó que se encuentra bien, pero que el incidente lo dejó algo nervioso cuando está en su casa.

Cuando uso el iPad para leer, tengo mucho cuidado al abrir la cubierta; cuando abro el refrigerador, quiero asegurarme de que no haya nada. Así que tal vez me esté volviendo paranoico, no lo sé”, comentó Syvertson a NBC News.