El evento social en el que grabaron a Mercado moviéndose a ritmo de reguetón, pese a la medida de aislamiento, se llevó a cabo el pasado 3 de mayo dentro de una vivienda y se extendió hasta la madrugada del siguiente día, y según la Procuraduría en la fiesta “al parecer participaron servidores de la alcaldía y del Hospital Santa Catalina”.

El ente de control detalló, en un comunicado, que además de la suspensión también se indaga si la alcaldesa fue la que propició esta celebración, pues en el video se aprecia a por lo menos 20 personas que festejan sin las debidas medidas de protección.

“Se investiga a la mandataria local por presunta inobservancia de las órdenes de distanciamiento social y del no uso de elementos de protección, y por al parecer propiciar la circulación de personas que acudieron a la celebración”, agregó el organismo.

Uno de los argumentos a los que apela la Procuraduría es que si la mandataria local sigue en su cargo, “posibilitaría la reiteración de la presunta falta disciplinaria”, teniendo en cuenta “el poder y las facultades que la investidura de alcaldesa le otorgan”.

En redes sociales circulan videos que muestran a la mujer bailando entusiasmada sin percatarse de que la están grabando, y a un hombre que sostiene una botella de cerveza en la mano.

Cuando se conoció de la denuncia, Noticias Caracol informó que ese día la alcaldesa había encabezado la procesión de la Santísima Cruz, en las fiestas patronales, y que las personas que estuvieron con ella aseguraron que llevaba la misma ropa puesta.

La alcaldesa “hace un parrandón donde el marido se ve bailando con la enfermera del hospital Santa Catalina, que, además, es la mamá del secretario de Salud”, dijo uno de los denunciantes, citado por el noticiero.

Este es el anuncio de la Procuraduría.