En el escrito, enviado por la secretaria general de DNP a Néstor Morales, se manifiesta la “inconformidad de las colaboradoras” del Departamento porque la periodista Ochoa dijera que en la entidad “hay un ambiente muy pesado” y que “las niñas son muy bonitas y fresquitas” por lo que los hombres “tal vez se enloquecen”.

La comunicadora hizo esas declaraciones el pasado 20 de marzo, luego de que se conociera de un anónimo que denunciaba que en esa entidad había casos de acoso sexual laboral, que involucraban, entre otros, al subdirector que terminó renunciando a su cargo.

En consecuencia, este martes, Ochoa respondió, en el mismo programa, que esas palabras fueron sacadas de contexto, pues lo que pretendía era apoyar a las mujeres que estarían siendo víctimas de esos abusos (de los que la periodista dice tener certeza) para que denunciaran públicamente.

Por lo mismo, la comunicadora dejó ver su molestia porque el PND no se pronunciara sobre los rumores de acoso sexual pero sí por sus declaraciones, y les hizo saber a las supuestas víctimas que no estaban solas y que ella entendía perfectamente lo que significaba trabajar con un jefe con “cerebro de primate” que coquetea, elogia los senos, roza las nalgas o mira morbosamente a sus trabajadoras, mientras laboran.

“Viví y padecí en carne propia un caso de acoso sexual laboral […]. Me sucedió cuando tenía 22 años […] y sufrí en silencio porque creí que yo tenía la culpa de lo que me estaba pasando […]. Después de muchos años entendí que no tenía nada que ver con la forma cómo me vestía sino que era producto de un jefe acosador con cerebro de primate que me veía como un producto de panadería muy bonita y muy ‘fresquita’, que significa joven y no fácil o puta, como lo entendió la secretaria general Jenny Paola Páez Vargas […] porque yo, Néstor, hace 20 años, era eso: una niña bonita y ‘fresquita’ que no sabía nada del asqueroso mundo laboral colombiano […] en donde lo que más importaba era mi cara, mi trasero y mis tetas”, manifestó.

En seguida la periodista, que además dijo que envió nombres de los presuntos acosadores a la directora de la entidad, Gloria Alonso, pidió que “nadie” le diga que ella es una “defensora de un acosador sexual” porque está de lado de las “mujeres bonitas y ‘fresquitas’”.

Por lo mismo, instó a la directora a destapar la “olla”, pues, dijo, que a ella no le corresponde hacer público los nombres de los que estarían acosando mujeres, pese a que dice conocerlos.