Ella, que trabaja como guardia de seguridad en el occidente de Bogotá, recorre media ciudad para llegar hasta su vivienda en el sur de la capital del país, informó Noticias Caracol. 

Todas las noches, Ana Milena sale de su trabajo en la calle 26 y empuja su silla de ruedas por una hora y media hasta llegar a su vivienda del sur de Bogotá.

La mujer, que contó a ese medio que quedó en silla de ruedas por culpa de una bala perdida, dice que prefiere recorrer la ciudad por su cuenta antes que subirse a un bus de Transmilenio. Esto, por culpa de la falta de educación de la gente. 

“La gente ocupa mi espacio; me ven entrando y no se quitan. Tienen que esperar a que yo les pida que me den mi espacio”, contó la mujer, en diálogo con ese informativo. 

Sin embargo, la valiente mujer no ha logrado esquivar las otras grandes problemáticas de la ciudad: la inseguridad y la imprudencia de los conductores. 

“Alguien que se ofreció a ayudarme a empujar. Me dijo: ‘ven te ayudo con la maleta’. La cogió, me dejó ahí y se fue”, relató la mujer, acerca de la última vez en la que fue víctima de los delincuentes que tienen azotada a la ciudad. 

Asimismo, manifestó que la han atropellado dos veces taxistas y ciclistas imprudentes, pero que afortunadamente fue “suave”, ya que ella logró esquivar gran parte de los choques. 

Ana Milena dejó una reflexión con la que invita a las personas a no quejarse por nimiedades, ya que ella, que tiene una vida dura considera que las preocupaciones no deben ahogar a las personas. 

“La vida es linda, yo no veo porque amargarme”, concluyó la mujer, en diálogo con Noticias Caracol. 

Este es el informe de Ana Milena y su diálogo con Noticias Caracol: