El joven aseguró a City Tv que, en principio, captó las imágenes sin que los policías del CAI del barrio Galán (Bogotá) se dieran cuenta. Sin embargo, después de unos minutos, uno de los agresores detalló el celular y, de inmediato, le exigió borrar la grabación.

“El policía se desató y empezó a pegarnos a todos, entonces yo escondí la cámara y empecé a grabar… Hasta que se da cuenta, se calma un poquito y me dice que le desbloqueara el celular o me golpeaba”, dijo al medio.

El hombre se negó a la petición de los agentes y les dijo estar dispuesto a asumir cualquier represalia, pero él no borraba la grabación. Por ello, cuenta el denunciante al medio, los policías le arrebataron el aparato, pero no pudieron eliminar el video porque el dispositivo tenía una contraseña.

“Me dice que lo desbloqueara o sino me empapelaba con una libra de marihuana. Yo le dije que no importaba, que lo hiciera, pero que no iba a borrar el video”, añadió.

Después de la golpiza, el joven fue conducido a una UPJ y duró detenido 24 horas.

El comando de la Policía Metropolitana de Bogotá anunció una investigación disciplinaria a los uniformados denunciados.