Tanto ha sido su esmero y dedicación por el estudio, que actualmente se desempeña como personero de la institución educativa que lo apoya desde que entró en ella, señaló Noticias Caracol.

“Me colocaron a estudiar por ahí como a los 7 años porque pensaron que yo no podía ir a la escuela, el primer día que me llevaron a la escuela el profesor quedó impresionado en la forma como yo escribía. Yo soy una persona igual que todos, lo que Dios no me mando en las manos, me los envió en los pies y tengo la misma inteligencia que los demás”, dijo Daniel Polo a ese noticiero.

Como este adolescente, 57 estudiantes en condición de discapacidad hacen parte de este centro educativo que se ha propuesto como meta la inclusión, eje fundamental en los procesos educativos.

“Lo que pasa es que Daniel no trabaja con las manos, entonces tuvimos que coger las medidas exactas de sus piernas para lograr que tuviese un escritorio y una silla a su medida. De esta forma, creo que tiene pocos problemas para desarrollar la motricidad fina en los pies”, destacó a Noticias Caracol el coordinador de la institución, Roberto González.

El jóven de 19 años sueña con ser abogado y ayudar a su familia.

“Mi sueño es ser un abogado. Me gustaría estudiar en Bogotá y llevarme una beca aquí en el colegio ahora en las pruebas del Icfes”, agregó Daniel Polo a ese noticiero.