Los migrantes atrapados en Pasto duermen desde hace 3 semanas en carpas que se inundan en las noches lluviosas. Están a la intemperie, con hambre y sin dinero, pero esperan sobrevivir hasta que puedan continuar su camino hasta Panamá. 

Aquí en Colombia nos han tratado como si no fuéramos humanos. No tenemos agua, no tenemos dónde bañarnos”, denunció Bob Austin, uno de los migrantes, en declaraciones a Efe. 

El objetivo de los haitianos es llegar a Estados Unidos por una complicada ruta que los lleva primero a Ecuador, país donde tienen más facilidades para entrar, y desde allí seguir por tierra hacia el norte atravesando Colombia, toda Centroamérica y luego México.

¿Quién nos da una cuchara de comida? ¿Quién nos da un cubo de agua? Si cae uno enfermo, ¿quién nos da una ayuda?, nadie”, reclamó Austin, frente a las oficinas de Migración Colombia donde montaron las carpas. 

Agregó que lo único que esperan es una autorización para salir del país y continuar su viaje. 

Al respecto, el director de Migración Colombia, Juan Francisco Espinosa, explicó que para poder transitar por el país ellos necesitan un visado que “no tienen por ocasión de la pandemia”.  

Ellos ingresaron al país de manera irregular, es decir que no ingresaron por un punto de control migratorio. Normalmente migran hacia Antioquia y posteriormente hacia Panamá y Costa Rica, en estos momentos eso no es posible por la pandemia”, afirmó Espinosa a Efe. 

En contravía de lo denunciado por Austin, Espinosa aseguró a Efe que los migrantes cuentan con apoyo de la cooperación internacional que “les ha dado albergues, les ha permitido tener un hospedaje y alimentación para ayudarlos en esta fase de tránsito”.