Un hombre, al cual no identificaron con su nombre, demandó a esa iglesia cristiana ante el Servicio de Impuestos Internos (IRS, por sus siglas en inglés) de EE. UU. y asegura que miles de millones recogidos en diezmos son utilizados para hacer inversiones por medio de la empresa Ensign Peak Advisors y que en 22 años no ha sido distribuido nada de ese dinero en causas benéficas, publica el diario The Washington Post.

Ante la denuncia, la iglesia SUD respondió este miércoles mediante un comunicado: “Las reclamaciones que circulan actualmente se basan en una perspectiva limitada e información limitada. La Iglesia cumple con todas las leyes aplicables que rigen nuestras donaciones, inversiones, impuestos y reservas. Seguimos agradeciendo la oportunidad de trabajar con los funcionarios para abordar las preguntas que puedan tener”, cita el rotativo estadounidense.

El denunciante asegura ser un mormón exempleado de Ensign Peak Advisors y que, además, trabajó para esa iglesia hasta septiembre de este año, añade el mismo diario.

Según explica el The Washington Post, lo que busca el hombre es que la IRS despoje a la iglesia cristiana de su estado exento de impuestos  y además una recompensa del 30 % de los impuestos y multas que puedan recaudar, de acuerdo con las reglas de la IRS.

“Todos los fondos de la Iglesia existen por ninguna otra razón que no sea para apoyar la misión divinamente designada de la Iglesia”, añadió la corporación religiosa en el comunicado.

Especificó en su declaración que la mayor parte del dinero donado por diezmo se usó para educación, trabajo humanitario, casas de reunión, esfuerzos misioneros y templos. Otro dinero fue ahorrado, finaliza The Washington Post.