Luego de explicar la importancia de un compromiso como el que hizo con varios de sus colegas para que las mujeres se sientan seguras en los diferentes proyectos audiovisuales, a Mallarino le preguntaron si había vivido el acoso en carne propia.

Aunque dijo que no conocía casos contundentes de colegas, sí contó el que le tocó a él cuando apenas era un niño, y por parte de un familiar: “Recordé un momento en que, claramente, alguien me dijo: ‘Venga, vamos a jugar al médico’, y supongo que no fue tan grave porque no me quedó un trauma fuerte”, contó.

El suceso, que a pesar de no pasar a mayores lo consideró “horrible”, ocurrió dos veces y luego él simplemente evitó volver a donde ese miembro de su familia.

“Nunca tuve que decir nada, nunca sentí la necesidad ni el temor de decir, como le pasa a mucha gente, cuando los amenazan si llegan a contar algo. Como que lo dejé pasar, lo consideré una cosa horrible. Tuve como mucho criterio para saberlo, seguramente alguna vez mi mamá, que tenía muy buen criterio para educar, debió decirme alguna frase que me vacunó contra eso”, finalizó Víctor Mallarino en la emisora.