El primero de ellos fue un moreno que la enamoró cuando tenía 15 años de edad y con el mantuvo una relación de casi 2 años, a escondidas de sus padres, porque, según dijo la humorista, eran demasiado racistas.

Con ese novio, ‘La Gorda’ Fabiola dio su primer beso en la vida y lo recuerda así:

“Terminé en la catedra de Santa Marta confesándome; me sentía la mujer más impura, creía que ya estaba embrazada por ese primer beso; es que mi mamá nunca me habló de eso; me acuerdo de ese primer beso […] fue divino; yo sentí que toqué el cielo, las maripositas que dicen que se siente […] se sintió delicioso”, expresó Posada a La Red.

“Lo amé tremendamente […] fue el primero en regalarme un estuche de cosméticos, una cosa hermosísima; yo no sabía ni qué echarme. Mi mamá y mi papá eran demasiado racistas entonces me mandaron fuera del país para que me olvidara de mi negro y dañaron la relación”, comentó ‘La Gorda’.

Pero después de eso, las cosas cambiaron.

“Yo siempre fui la bandidita de la casa, la que se volaba del colegio para irse a la playa; la que se iba para el cine a chupetearse con los novios; mi mamá me sacaba de las discotecas para la casa; fui terrible, fui indisciplinada”, terminó confesando la también periodista samaria de 55 años de edad.

Luego, ya en Bogotá, tuvo varios novios pero se casó con el hermano de un profesor de la universidad en donde estudiaba Comunicación Social.

“Con él tuve mis primeros dos hijos –Mauricio Valencia–; tuve a Juan Sebastián y a Alejandra; no funcionó la cosa y después de 13 años de matrimonio nos separamos”, comentó al programa de chismes, antes de abordar su última relación, la más fructífera y alucinante, su matrimonio de 23 años con Nelson Polanía, ‘Polilla’.

“Pero yo decía: Dios mío no, el pelado es menor que yo; yo tengo 55 y ‘Polilla’ va para 48. Tenía mucho miedo de hacer pública mi relación; mi papá, Dios mío, ultraconservador […] yo como le digo que estoy enamorada de un hombre menor que yo, hasta que salí con el domingo 7 –embarazo– y ahí sí me tocó hablar”.

Se casaron hace 18 años por lo civil, hace 3 años se casaron por la iglesia cuando logaron anular el matrimonio católico, en las Vegas los casó un Elvis Presley; en la Basílica de San Pedro, en Roma, de rodillas ‘Polilla’ le dijo que la iba a amar por siempre; en el Muro de Berlín, en Alemania, también le dijo lo mismo y en la Mezquita Azul en Estambul, recordó la humorista.

“Yo lo veo y lo veo tan bonito; puede estar sin afeitarse, sin bañarse, espelucado; yo lo veo tan bonito y lo miro, me fascina su nariz, todo, todo, los ojitos […] a mí me encanta ‘Polilla’. Es que estoy tragada. Eso tiene las patas secas, blancas como rana platanera, pero yo las veo divinas; dime si eso no es amor”, comentó Fabiola Posada que espera renovar su votos con su esposa, pero un estudio de televisión.