Botero indicó que al año de morirse su esposo David Stivel, le diagnosticaron esta enfermedad y ahí empezó “un calvario”. 

“Me operan, salgo de la clínica a los 8 días y cuando me iba a una finca para reponerme, me da una segunda oclusión intestinal”, afirmó. 

Según la actriz, la volvieron a operar, pero en esa cirugía cuenta que el médico no tomó las precauciones necesarias porque en la recuperación le dio una tromboembolia pulmonar.

“Se me saltaron 4 coágulos que me taponaron todas las entradas de oxígeno a los pulmones, y me morí”, indicó Botero al programa.

Aseguró que llegó a un punto en el que pensó que era su final, pero el recuerdo de su hijo le dio fuerzas para seguir adelante.

De acuerdo con Botero, un médico le reconstruyó el intestino y tuvo que estar 20 días en cuidados intensivos. Finalmente, se recuperó de su enfermedad, 

Por último, la actriz indicó que aún tiene quebrantos de salud, pero ya aprendió a vivir con ellos.