Las alusiones de Carrasquilla a Uribe, en medio de las declaraciones que le dio a Amat en una entrevista que publica El Tiempo, en torno a la Ley de Financiamiento y a la reforma pensional, robustecen la idea que ha surgido en el país de que el ‘presidente’ efectivamente sigue siendo Uribe.

En su extensa entrevista, Amat le hace una pregunta clara y en los términos precisos a Carrasquilla: “El senador Álvaro Uribe le hizo a usted un fuerte llamado en la plenaria, para que explique lo que el Gobierno está proponiendo en materia de pensiones…”.

Y Carrasquilla responde, pero sentando a Uribe de nuevo en el solio de Bolívar (el que ocupan los presidentes en ejercicio en Colombia): “En el debate del presupuesto hubo algunos senadores que criticaron la visión presunta del presidente Uribe sobre las pensiones”.

Podría pensarse que se trató de un lapsus de Carrasquilla, pero en la continuación de su respuesta queda claro que no es así, que para el ministro de Hacienda “presidente” es Uribe: “El presidente Uribe manifestó su posición que está plasmada en la Ley 100, que ha sido espectacular en términos de país; los parlamentarios le cuestionaron al Gobierno que si iba a presentar una nueva reforma en la línea de la Ley 100 para perjudicar a los trabajadores, perjudicar a los pensionados. El presidente Uribe no. Él pidió que el Gobierno diga si es o no es correcto lo que están diciendo estos parlamentarios. Cuando me dieron la palabra, yo dije que lo afirmado por cierto diario bogotano es absoluta mentira”.

Hasta donde se sabe, el presidente constitucional de Colombia, elegido por voto popular, es Iván Duque Márquez, y es, entre otras, jefe inmediato actual de Carrasquilla (por lo menos en lo formal). Y solo puede haber uno, al cual todos los colombianos se tienen que referir así, o en otras formas como mandatario, jefe de Estado, o que encarna la primera magistratura del país.

Tal vez se entienda que fervorosas seguidoras del expresidente Uribe le digan “presidente”, como la senadora del Centro Democrático Paloma Valencia. ¿Pero un ministro del Gobierno de Duque?

Se presume que los más obligados a llamar “presidente” a Duque sean sus propios ministros. Por eso es que las declaraciones de Carrasquilla a Amat, más allá de los importantes conceptos que ofrece sobre Ley de Financiamiento y reforma pensional, llamen la atención porque, por encima de la aparente amabilidad y deferencia para con el expresidente, connotan docilidad y obediencia hacia él.

Si bien Carrasquilla fue ministro de Hacienda de Uribe entre 2003 y 2007, su superior jerárquico en el organigrama del Gobierno actual es Duque.

Claro que si se echa una mirada al pasado reciente, el mismo Duque y la vicepresidenta Marta Lucía Ramírez, entre otros, también le han dicho “presidente” a Uribe.