En ese momento Messi tenía solo 19 años, pero ya era visto como el gran heredero de Diego Maradona en la selección albiceleste. Ni siquiera llevaba su distintivo número 10, sino el 19, y no solía ser inicialista en la selección que comandaba José Néstor Pékerman, pero ya solucionaba partidos.

Es por eso que ese día, cuando el empate persistió más allá de los 90 minutos y durante los 30 del alargue, la furibunda hinchada argentina no entendió por qué prefirió ingresar a Julio Ricardo Cruz, un espigado puntero del Inter de Milán, y no al escurridizo y brillante prospecto del Barcelona.

Aunque al final fue la lotería de los penales la que le impidió a Argentina dar el golpe de eliminar al anfitrión, ver a Messi enojado en el banco argentino mientras los teutones celebraban es todavía una imagen de pesadilla para los argentinos.

Pékerman salió de la dirección técnica de su selección después de esa eliminación, y pareció que después de ello incluso los dirigentes lo vetaron para volver. El entrerriano siempre dirigió fuera de su país desde entonces, siendo su paso por la Selección Colombia el más destacado.

Sin embargo, este martes se conoció un testimonio que explicó la situación y que incluso el propio Pékerman pudo haber esgrimido en ese entonces para evitarse el oprobio de sus compatrotas, pero que prefirió callar y cargar con él con abnegación.

Leandro Cufré, miembro de esa selección, dijo a una emisora argentina que Messi en realidad estaba lesionado y había llegado “en algodones” a ese partido, tal como lo reseña TN:

“Pékerman, como es un caballero, nunca dijo que Leo Messi casi no podía correr. No llegó en condiciones por su lesión. Él podría haberlo contado, porque el país lo mataba, pero decidió no poner excusas”, agregó el exdefensor.

Ese medio recuerda que los cambios del extécnico de Colombia fueron: “Leo Franco por el lesionado Roberto Abbondanzieri, Esteban Cambiasso por Juan Román Riquelme y Julio Cruz en lugar de Hernán Crespo”.

Cufré incluso añade que, ahora como técnico, también habría hecho el cambio que hizo Pékerman ese día, pues necesitaba reforzar el juego aéreo defensivo frente a los gigantes alemanes, que bombardearon el área argentina buscando evitar los alargues.

“Si en el minuto 83 Alemania nos tiraba centros, lo lógico era que ingrese Cruz para el juego aéreo. Ahora que soy técnico, yo haría el mismo cambio. Pékerman, para nosotros, es el técnico más grande de todos”, concluyó.