La dueña de la vivienda, identificada como Mary Wischhusen, de 55 años, contó al medio Fox News que estaba durmiendo cuando escuchó un “estruendo enorme y monstruoso” en toda la casa.

Al revisar lo que estaba pasando, se percató de que había un caimán de 3,5 metros caminando en su cocina.

“Me dirigí a la cocina y cuando llegué a la puerta tenía a esa hermosa cara mirándome como si perteneciera allí”, afirmó Wischhusen al medio estadounidense.

Agregó que el animal derribó varios muebles, dañó paredes, rompió varias botellas de vino y estaba muy agresivo.

“Decidí que no me iba a quedar allí, así que volví a mi habitación, cerré la puerta y llamé a la policía”, comentó Wischhusen.

Aseguró que estaba muy estresada, por lo que se puso a jugar videojuegos en su computador mientras llegaban las autoridades.  

Las unidades se demoraron 2 horas en sacar al animal de la casa y en trasladarlo a su hábitat natural.

En su cuenta de Twitter, la policía de Clearwater compartió un video y varias fotografías del operativo: