Los ojos están protegidos por una capa líquida que se llama lágrima y los recubre para mantenerlos hidratados, pero cuando esta desaparece las molestias y los daños en la vista pueden aparecer.

El portal Eyezen, especializado en el cuidado de los ojos, da algunos consejos para que la lágrima siempre esté presente y no desaparezca.

Los ojos secos o cansados traen consigo sensación de picor, enrojecimiento, arenilla, problemas de visión, dolores de cabeza y vista borrosa.

Estos problemas aparecen, principalmente, por pasar demasiado tiempo frente a pantallas de computadores o de celulares. Estos aparatos exigen un gran trabajo de los ojos, por lo que estos se resienten, como cuenta el portal.

Si no se toman las medidas adecuadas las incomodidades pueden volverse más frecuentes y traer consigo inconvenientes mayores a futuro.

Parpadee con más frecuencia

Con el parpadeo los ojos se lubrican. Al estar frente a un computador los parpadeos se reducen de 18 por minuto a tan solo 3.

Lágrimas artificiales

Cuando los ojos están secos y, por tanto, cansados, conviene hidratarlos para que vuelvan a estar protegidos y saludables.

Abrir poco los ojos

Entre menos luz entre a los ojos, estos se mantendrán más hidratados. Conviene poner la parte superior de las pantallas a la altura de los ojos o debajo.

Usar lentes

Unos lentes especiales, como los Eyezen, protegen los ojos 25 veces más.