Luis Gómez se presentó ante el alto tribunal como el defensor de un animal, en un hecho sin precedentes, para hablar sobre la tutela con la que busca que a los animales se les reconozcan los mismos derechos de las personas, indicó Noticias Caracol.

El jurista aseguró a medios que la pelea que él está dando no es nueva porque en Brasil una chimpancé logro la libertad gracias a un hábeas corpus. “Esto no es nuevo, esto no es de un loco que amaneció con ganas de hacer un ejercicio a ver si salía del anonimato”, dijo.

Gómez ya había logrado que a Chucho lo beneficiarán con ese mismo recurso para lograr su libertad, pero no se consiguió porque lo tumbaron vía tutela.

El oso fue trasladado en 2017 de una reserva natural en Caldas al zoológico de Barranquilla, luego de entrar en depresión cuando murió su hermana, la osa Clarita.

El problema es que “los osos de anteojos viven en las montañas tropicales cubiertas por niebla, en donde el ambiente oscila entre 12 y 23 grados centígrados; nada comparado con la nueva casa de Chucho: una ciudad caribeña con una temperatura promedio de más de 31 grados centígrados”, explica Semana Sostenible.

Eso motivó a Gómez a tomar el caso, pues asegura que no solo beneficiará a Chucho como individuo sino a todos los osos andinos. Entre tanto, lo que busca Gómez particularmente en la inédita audiencia es que Chucho regrese a la reserva natural de Río Blanco, en Caldas.

Uno de los magistrados de la Corte aceptó que los animales si son sujetos de derechos, mientras otros consideran que no pueden hacer parte de procesos judiciales y ahí radica la pelea.

En la audiencia, por ejemplo, el representante a la Cámara Juan Carlos Losada señaló ante los magistrados:

 “Sí podemos reconocer, como manifestación de la dignidad humana y del principio de solidaridad que un ser humano que razona y que entiende que este planeta es compartido utilice las instituciones jurídicas para proteger y reivindicar los derechos de seres que también sienten, que también tienen derecho a desarrollarse en condiciones dignas”.

El noticiero citó otros ambientalistas que sostienen que al “oso de anteojos hay que protegerlo porque es el ‘jardinero de las montañas’ y por eso se requiere que sea protegido pero en óptimas condiciones”.

La Corte también escuchó los argumentos del ministro de Ambiente, Ricardo José Lozano; la directora de Parques Nacionales, Julia Miranda Londoño; a media docena de expertos ambientalista colombianos y juristas de expertos en derecho animal de Argentina, España, Alemania y Estados Unidos; entre otros funcionarios del Estado y expertos.

Ahora, estudiará detenidamente sus intervenciones para determinar si cobija o no a los animales con los mismos derechos de las personas.