El artista británico habló con Radio Futuro de Chile, donde describió al estadounidense como “un gran talento, un gran cantante, un gran artista, un gran bailarín”, y afirmó que “por años amamos eso”.

“Para mí está bien quedarme con los buenos recuerdos que tengo de él. Y el otro lado es… ¿Sabes? No tengo (una opinión). No sé de ello”.

Luego de ver el polémico documental de HBO, McCartney dice poder entender que mucha gente esté desilusionada y molesta, y que algunos digan no querer escuchar más la música de Jackson. Cuando le preguntaron si él lo haría, respondió: “Sabes, no escucho mucho de su música de todos modos, así que no es gran cosa para mí”.

“Hago música para hacer a la gente feliz”

El bajista de Liverpool también habló sobre su proceso creativo y contó que para él “es un pasatiempo” seguir escribiendo canciones.

Dijo además que cuando lee un periódico y nota que los líderes del mundo (al menos los británicos, aclara) no saben lo que están haciendo, necesita un escape de la realidad; y esto es lo que trata de hacer con su música.

Ya en el escenario, McCartney desplegó un directo de gran intensidad y sutil nostalgia en Santiago, donde hizo un amplio repaso a su discografía con el que deleitó a las más de 50.000 personas que respondieron a la llamada del rock del icono musical del siglo XX.

Sir Paul selló su cuarta visita a Chile por todo lo alto con un concierto multitudinario en el capitalino Estadio Nacional, que sirvió de pistoletazo de salida a su paso por Latinoamérica de la mano del ‘Freshen Up Tour’, que continuará en Brasil y Argentina.

A sus 76 años, McCartney dio la bienvenida al Otoño en el Cono Sur con un show de casi tres horas de duración en el que brillaron con especial fuerza clásicos de la banda británica como ‘Eleanor Rigby’ y ‘Lady Madonna’, convertidos ya en himnos de la música popular.