El hecho fue grabado en un video en el que se ve a un hombre, identificado con las iniciales de TSF, agachado junto a un caño de aguas residuales. De allí, otro sujeto anónimo saca baldados del líquido negro para echárselos en la cabeza y el cuerpo.

Luego de recibir un par de baldados, el hombre se levanta, pero se le ordena regresar al lugar y agacharse. Allí se le une su amante, identificada como DK, de 30 años, que llevaba su cara y cabeza cubiertas por un manto verde. A ella también la empaparon de las aguas contaminadas.

A la mujer se le acusa de tener sexo con TSF, que es su jefe y líder de la Junta de Planificación de Desarrollo Regional de la ciudad. Los vecinos de la ciudad estaban molestos porque el hombre solía ir a la casa de la mujer a hacer “actos inmorales”, recoge Toronto Sun.

El artículo continúa abajo

TSF trató de calmar los ánimos mostrando un certificado de matrimonio avalado por la religión, pero no por el Estado. Sin embargo, su autenticidad fue puesta en duda, por lo que se abrió una investigación. En caso de que el documento sea falso, la pareja podría recibir azotes públicos como castigo, dice el medio británico The Sun,

La provincia de Aceh es la única de Indonesia en la que se permite promulgar la ley de Sharia, bajo la cual, además del sexo antes del matrimonio, el adulterio, la homosexualidad y la venta de alcohol son castigados severamente.