Después de mencionar algunos de los rumores en los que se vio envuelta la ‘influenciadora’ luego de la muerte del cantante Fabio Legarda, la experta recordó el proceso que data de hace 51 años y que explicaría la forma ‘correcta’ de vivir un duelo.

Vivir la negación, ira, negociación, depresión y aceptación debería ser el método con el que todos superan este proceso, pero todo esto está muy lejos de la realidad y lo cierto es que cada quien es un universo independiente, por lo tanto, experimenta todo de una forma distinta.

“Hay países en los que no existe la palabra luto”, recordó la experta, así que aunque “la muerte es universal, el luto no lo es”, y esto depende de si vive sus relaciones desde el factor protector o el ansioso, este último sería para quien “tiene mayor riesgo de verse afectado a nivel emocional” por la ausencia del ser amado.

Teniendo en cuenta que no se habla de etapas del duelo, lo que se debe hacer en el proceso son tareas para superarlo, y estas también dependen de la evolución de la persona.

La persona debería enfrentarse a su realidad, esa en donde ya no está el otro, entender que es la vida y que forma parte de su historia, que no es algo para borrar sino para vivir con ello; enfrentar los sentimientos, no pretender reprimirlos y continuar con las actividades cotidianas. Aceptar y seguir adelante poco a poco.

“El duelo no es solo gritar y llenarse de rabia”, explicó Duarte, quien agregó que si bien la reacción para muchos es así, esta no es una verdad universal y que no existe una ley, solo un proceso en el que cada quien decide cómo caminar y ver el momento.

La sicóloga también recordó que la forma en que los jóvenes se enfrentan a los duelos es diferente; en el caso de Luisa, fue duramente criticada y vieron su forma de seguir adelante como irrespetuosa, pero estas opiniones no tienen fundamento “porque no la conocen en persona”.

Lo más difícil del duelo es “integrar el evento a la narración autobiográfica”, ver que es real lo que pasó, evitar los pensamientos de culpa y enfrentar cada emoción sin intentar esquivarla; es natural que todo esto suceda.

Por último, Karla aseguró que no pretendía con su concepto ir hacia un lado o del otro, simplemente era su opinión profesional; además, recordó que las redes sociales son solo un pequeño porcentaje de lo que es la vida real y nadie sabe qué pasa en la mente y las horas restantes que no quedan registradas.

“A veces hacemos comentarios insensibles cuando la realidad no se conoce”.

Aquí, la explicación: