Pagó cárcel y casi lo extraditan porque lo confundieron con un narco

Un año después de que John Piedrahita y su familia vivieran este calvario, la justicia colombiana se dio cuenta del error y lo dejó libre.

 
John Jair Piedrahita Jaramillo y la foto del capo con el que lo confundieron
Fotos: El País de Cali y El Clarín

La historia de este hombre que se dedica al ‘mototaxismo’ en Buga (Valle del Cauca) comenzó el pasado 25 de octubre cuando se acercó a una mesa de votación para ejercer su derecho. Fue ahí cuando varios agentes de la Sijín de la Policía lo detuvieron para infórmarle que tenía una circular roja de la Interpol y que la justicia Argentina lo solicitaba en extradición por el delito de narcotráfico, informa El País de Cali.

“En ese momento yo pensé que se trataba de una broma de una cámara escondida o de una pega, pero a medida que pasaban las horas la angustia y la incertidumbre se apoderaron de mi”, manifestó Piedrahíta, a ese medio.

Y no era para más, ya que dos días después de su captura el diario El Clarín publicó un artículo en el que anunciaba que el colombiano Piedrahita Jaramillo, conocido como ‘Narco arroz’, había caído en poder de las autoridades luego de estar “prófugo por el tráfico de casi 40 kilos de cocaína ocultos en un cargamento de arroz perteneciente al programa ‘Hambre Cero en África’ de las Naciones Unidas”.

El informe de prensa iba acompañado de una foto del hombre que buscaban en Argentina, pero en realidad ni siquiera se parecía al bugueño.

También le puede interesar:

Aun así, lo llevaron a un CAI de la Policía en Buga que queda a pocas cuadras de su casa, sin tener en cuenta que hasta los mismos policías confirmaron que lo conocían porque era el vecino, agrega Noticias Caracol.

A comienzos de octubre, John Piedrahita fue trasladado al pabellón de extraditables de la cárcel La Picota en Bogotá, en donde estuvo 11 meses recluido y se perdió el grado de una de sus hijas y los 15 años de la otra, dijo el hombre al noticiero.

La familia de este hombre tuvo que batallar contra la justicia y demostrar que nunca ha salido del país, que ni siquiera conoce Argentina y que no tiene pasaporte.

“Con una simple prueba dactiloscópica se habrían dado cuenta que la persona que figuraba en ese pasaporte no era yo, porque las huellas no correspondían. Además se trata de un señor corpulento, alto y por más cirugías que yo me hubiera hecho, en nada me parezco a ese señor”, agrega Piedrahita al diario regional.

¿Encontraste algún error?

Repórtalo aquí
¡Gracias por tus comentarios!
Lo sentimos, ocurrió un error al momento de enviar los datos.
Enviando datos ...
Ingrese su comentario

Déjanos tu datos, te contactaremos.

Ingrese su nombre
Ingrese su email Este email no es válido
¡Gracias por tu aporte!

Temas Relacionados:

Comenta con Facebook: