Dicen las malas lenguas

Por la guerra verde entre los esmeralderos en el occidente de Boyacá, la producción se redujo, de 9 millones de quilates a 2,67 desde 2004. Además, los ingresos pasaron de 300 millones de dólares a 127 en los últimos 20 años. La caida se agudizó desde la muerte de Víctor Carranza.

Confidenciales de Semana