Dicen las malas lenguas

Andrés Pastrana no tenía la mejor relación con el Partido Conservador desde 1998. Pero el escenario cambió: regresó y fue recibido con gran beneplácito. Encontró una enorme foto suya en la presidencia del Partido y a sus dirigentes decididos a distanciarse definitivamente de Santos. 

Confidencial Colombia