Hasta ahora, ningún analista se había detenido a comentar el resultado del modelo de pronóstico implementado por la firma de César Caballero que, de manera sorpresiva, sacó la semana pasada a Vargas Lleras de la parte baja de la tabla (marcando en promedio un 6 % en la intención de voto) y lo puso en segunda vuelta enfrentando a Iván Duque.

Ese ejercicio, que está abierto, se irá enriqueciendo con los sondeos que vayan haciendo empresas encuestadoras para medios reconocidos, y no es una encuesta, según explicó Caballero el día que lo dio a conocer (miércoles de la semana pasada), estableció que Duque tiene un mínimo de 37,2 % y un máximo de 37,7 % (consistente con los hallazgos de las últimas encuestas), seguido por Vargas Lleras, con un mínimo de 18,2 % y un máximo de 21 %, pese a que la víspera, en una encuesta del Centro Nacional de Consultoría registró el 6 % de la intención de voto.

Este lunes, la encuesta Opinómetro de Datexco vuelve a otorgar el 6,1 % de la intención de voto para Vargas Lleras, mientras que deja en los dos primeros lugares de las preferencias a Duque (con 42,2 %) y Petro (33,4 %).

“El estudio [de Cifras & Conceptos], basado en un complejo manejo estadístico, da como resultado que a segunda vuelta llegará Germán Vargas Lleras. Una pipeta de aire político para el candidato de Cambio Radical, que termina beneficiado por el manejo de esos mismos números que lo muestran estancado”, dice Vélez en El Espectador. “[…] La llegada de este estudio en momento de tanta indefinición política es para el cuartel Vargas Lleras más que una bendición”.

El artículo continúa abajo

Pero Vélez hace dos observaciones sobre el modelo de pronóstico: “Una: su pasado inmediato no es bueno. Cifras y Conceptos publicó un documento similar días antes de las elecciones en EE. UU. y concluyó que Hillary Clinton sería presidenta. Y dos: resultó tan conveniente, que ya es materia de comercial publicitario para Vargas Lleras. Que gracias”.

Claro que Vélez también atribuye a otros dos factores el que Vargas Lleras esté “dando señales de que ha empezado a prender motores para dar la batalla política”: la ruptura entre De la Calle y Fajardo y la adición parcial y condicionada a las reuniones de estos días del Partido de la U”.

Si las cosas son como considera Vélez, eso explicaría la actitud de Vargas Lleras contra Duque en el debate presidencial celebrado un día después en la Universidad del Norte, en Barranquilla, en el que, según Óscar Montes, en El Heraldo, el exvicepresidente “tomó la decisión de ser el abanderado del ‘ToConDu [todos contra Duque]”.

De hecho, para Montes, la “mejor fotografía” de lo que sucede en la campaña presidencial quedó registrada en el debate de Uninorte, donde Duque fue cuestionado por Vargas Lleras, De la Calle, Petro y Fajardo. Para Montes, este escenario quedó planteado luego de las últimas jugadas políticas, que incluyó la adhesión del grueso del Partido de La U a la campaña de Vargas Lleras y la tomada de tinto de De la Calle con Fajardo en Bogotá. No menciona, como Vélez, el estudio de Cifras & Conceptos.

“Aunque va colgado en las encuestas, la apuesta de Vargas Lleras es llegar a segunda vuelta para enfrentarse a Duque, candidato del uribismo, quien quedó con el rótulo de ser ‘enemigo de la negociación’ y señalado de querer hacer ‘trizas’ los acuerdos”, agrega Montes.