La advertencia la hizo el magistrado Armando Novoa del CNE, que según La F.m. dijo que “se violó principio del voto secreto” y que la Registraduría ahora cuenta con información específica de por cuál consulta interpartidista (derecha o izquierda) sufragaron los ciudadanos.

Ante esta grave denuncia, el registrador delegado para Asuntos Electorales, José Hernando Suárez, explicó a RCN Radio que recolectar datos de los votantes se hizo con el fin de tener un registro de cómo y cuántas personas participaron, y que así está estipulado en el Código Electoral desde 1986.

“Esto no es algo nuevo de la Registraduría, viene desde el 86 y está reseñado en la ley, esto hace énfasis en el registro, en saber qué se hizo y quiénes estuvieron, con el fin de dar legitimidad a los votos y por si de pronto una autoridad judicial lo requiere”, dijo Suárez, según cita la emisora.

El artículo continúa abajo

El funcionario aseguró que los datos recolectados son secretos, que ni el Estado ni ninguna entidad podrán acceder a ellos y que la Registraduría se encargará de vigilarlos hasta que puedan ser destruidos.

“Si un fiscal lo requiere debe traer una orden judicial y demostrar que lo que va a consultar está directamente relacionado con su investigación, ni siquiera nosotros como Registraduría podemos estar aquí metidos porque eso es algo ilegal (…) si después de cuatro (años) no se usan o están libres de sospecha alguna, sencillamente se destruyen”, agregó Suárez.

Y es que varias personas se han quejado porque les pareció sospechoso que anotaran sus datos en planillas diferentes según el tarjetón de la consulta que pedían.

Incluso, jurados de votación consultados por Pulzo confirmaron que efectivamente la orden era recoger esta información (nombre y número de cédula) en dos planillas que les dieron.