Ayer (lunes) les contamos los puntos débiles (muy débiles) que tiene la propuesta económica de Gustavo Petro, ahora el turno es para Iván Duque, que tampoco tiene un proyecto bien encaminado para mejorar la economía colombiana en una eventual Presidencia.

La revisión del programa económico del candidato uribista la hicieron Allison Benson, economista y estudiante de Ph.D. en desarrollo internacional del London School of Economics; y Andrés Trejos, economista y estudiante de Ph.D. en economía del University College London, y fue publicada por El Espectador.

Otras de las principales conclusiones de ambos economistas son que las propuestas de Duque ya están siendo ejecutadas por el Gobierno actual, y otras, como revisar la regla fiscal, pueden despertar preocupación.

“Es preocupante que Duque evada abiertamente su responsabilidad de explicar cómo balanceará las cuentas de la Nación, pues promete muchos créditos, subsidios y exenciones sin explicar de dónde saldrán los recursos”, afirman los analistas.

Además, aseguran que la propuesta económica del candidato que respalda Álvaro Uribe es “irresponsable e irrealizable en términos fiscales”, y también hay cosas que promete y que, con seguridad, no podrá cumplir.

En detalle, Iván Duque plantea que los problemas económicos de Colombia se pueden solucionar con tecnología, incentivos tributarios y trabajo en economía de las industrias creativas (economía naranja), pero deja a un lado conceptos como equidad, igualdad y pobreza, todos con gran afectación en la mayoría de municipios del país.

El artículo continúa abajo

Benson y Trejos también expresaron su preocupación porque en el programa de Duque, denominado ‘Propuestas para el futuro de Colombia’, que tiene 13 páginas, solo aparece dos veces la palabra “paz”.

“Esto nos parece francamente preocupante, pues no existe duda de que enfrentamos una oportunidad única e irrepetible de construir verdadera paz en Colombia”, señalan.

También critican que Duque no tenga en cuenta la necesidad de promover el desarrollo productivo desde las regiones y plantea la inequidad como un problema que “está al final de la cadena”. “Pensar el crecimiento económico de esta manera es, en el mejor de los casos, ingenuo”, afirman los economistas. (Vea también: Iván Duque no responde por supuesta compra de apartamento en Estados Unidos)

Por otra parte, los analistas se preguntan por qué Duque guarda silencio frente a la necesidad de regionalizar la política de formación técnica y tecnológica para lograr mayor productividad en los departamentos.

Y retoman el tema fiscal por algunas propuestas que consideran “vagas” como impulsar la factura electrónica y lograr una simplificación en el sistema tributario. “Consideramos esta propuesta innecesaria y peligrosamente inconveniente. Cualquier cambio a la regla para gastar más nos llevaría irremediablemente a perder el grado de inversión que tanto esfuerzo nos costó recuperar”, afirman.

También consideran de gran preocupación que Duque quiera crear garantías de responsabilidad jurídica e incentivos a la inversión, entre otras cosas, porque se abriría un hueco en las finanzas de la Nación.

“No conocemos evidencia alguna de que las exenciones parciales otorgadas por el gobierno de Uribe hayan aumentado el empleo o el desarrollo”, sentencian.

Lo bueno que propone Duque

Pese a las críticas frente a la propuesta del candidato uribista, los economistas que escribieron para El Espectador consideran algunos puntos viables y que se podrían tener en cuenta o mejorar en un eventual gobierno. Estos son algunos de ellos:

  • Reducir los incentivos económicos para los funcionarios públicos para incurrir en actos de corrupción. Y que las listas para elecciones legislativas sean cerradas.

“Estas propuestas son convenientes para Colombia, pues disminuyen los incentivos económicos para la corrupción”, señalan.

  • Ven con buenos ojos la creación de un estatuto de subsidios y que se eliminen aquellos que sean ineficientes.
  • Dicen que es conveniente aumentar la oferta exportable que tiene el país y fortalecer la provisión de bienes públicos agropecuarios.

Finalmente, los economistas destacan que Duque tiene una buena hoja de vida y le fue bien como senador, pero carece de experiencia como administrador.

“Es claro que un presidente puede asesorarse muy bien por su gabinete, y que la microgerencia es indeseable; pero un candidato a jefe de Estado debe mostrar evidencia de su experiencia administrativa y capacidad de ejecución”, sentencian.