Trump puede convertirse en el primer dictador estadounidense, y 4 opiniones más

Pulzo le recomienda algunos de los columnistas más destacados del día en los principales medios nacionales e internacionales.

 
Donald Trump en campaña
Donald Trump en Campaña / Getty Images

Las palabras que nunca faltaron en sus concentraciones fueron “grande”; enemigos y “yo” (o su hipócrita sinónimo: Nosotros), advierte Enrique Krauze en su columna de El País.

De la combinación de las tres el demagogo, explica, arma su monótono mensaje:

Solo YO os haré grandes y enfrentaré a los enemigos, solo YO sé cómo instaurar un orden nuevo y grandioso sobre las ruinas que los enemigos dejaron. La historia comienza o recomienza conmigo.

Para Krauze, Trump no respetara ninguna de las instituciones y ha expresado su desprecio por el sistema judicial,además sugirió que tomará acciones contra los medios que lo han criticado.

Si gana Trump, un país dividido reeditará, con menos violencia pero con igual encono, el momento más más oscuro de su historia, el cuatrienio terrible de la Guerra Civil.

La mayoría de los impuestos en Colombia son pagados por pocas empresas

Solo 3.000 empresas aportan el 70 % de lo recaudado por imporenta. Esta misma cifra pretende mostrar que los ricos sí pagan impuestos; es cierto, pero solo porque se quedan con casi todo el ingreso, indica Mauricio Cabrera en su columna de El Universal.

Cabrera hace referencia de un escrito de Jorge Espitia, en Razón Pública, que muestra que de las 25.525 empresas que reportan a las Supersociedades, 166 concentran la mitad de las utilidades antes de impuestos, mientras que el 75 % de estas utilidades se concentran en solo 1.119 empresas.

Uno de los criterios relevantes para evaluar un sistema tributario es su equidad, o una mejor distribución del ingreso y la riqueza para disminuir las tensiones sociales que impiden progresar y consolidar la paz en el país. Con este criterio, nuestro sistema tributario se raja con una de las peores notas del mundo”.

El impacto del sistema tributario para disminuir la desigualdad es casi nulo, concluye Cabrera.

Cartagena, la ciudad más excluyente

Al tener en cuenta la definición de exclusión como: La falta de acceso a recursos, bienes y servicios, la privación de derechos”, y en general, “la inhabilidad para participar en las actividades económicas y sociales básicas de la vida”, un documento publicado por el Banco de la República muestra que La Heroica, de lejos, es la más excluyente, asevera Rudolf Hommes en su columna de El Colombiano.

Le siguen Cali, Cúcuta, Montería y Barranquilla. Dentro de las menos excluyentes la lista la lidera Bucaramanga, seguida de Bogotá, Ibagué, Manizales y Pereira.

El exministro afirma que:

Parece que la variable clave es la discriminación en contra de indígenas y afrodescendientes. Hace falta reconocer esto y corregirlo aceleradamente, comenzando por limpiar el lenguaje de expresiones derogatorias para estas comunidades, modificar actitudes humillantes y orientar el gasto público para erradicar diferencias”.

Abanderados del ‘no’ se indignaron con discurso de Santos ante la reina Isabel II

El Presidente rompió la regla no escrita aún según la cual los altos funcionarios no discuten en el extranjero los problemas internos, al denunciar casi con nombre propio al gerente de la campaña del ‘no’ por la “estrategia de desinformación y mentiras”, escribe Antonio Caballero en su columna de Semana.

Los del ‘no’ sacaron un comunicado denunciando a Santos por “estigmatizarlos ante el mundo” y por  “poner en duda la democracia”.

Pero no se indignaron porque dijera mentiras, continúa Caballero:

No se indignaron por las inexactitudes del presidente sobre la ayuda inglesa a Bolívar o la edad del eucalipto del coronel Rooke”.

Ello se indignaron porque Santos incluyó una verdad incómoda, y ese detalle, reitera Caballero, constituye una derrota para la médula de la política local de los indignados campeones del ‘no’.

La obligación del Estado de evitar un apagón en la Costa

Una empresa como Electricaribe ha sacado a relucir la dificultad del Gobierno para amparar a sus ciudadanos, afirma el Editorial de El Heraldo.

Ante un altísimo riesgo de que esta zona caiga en un apagón, debido a que esta empresa incumple con sus obligaciones, el Estado, representado en numerosos entes del sector público, también ha fallado en la tarea de cubrir sus deudas con la compañía, señala el periódico.

Por último cuestiona:

La ineludible cuestión es que va a pasar ahora, cuando las generadoras alistan un plan de limitación de suministros para activarlo el miércoles si Electricaribe no paga. ¿Qué va a hacer el presidente Santos? ¿Va a dejar que la Costa se apague?

 

¿Encontraste algún error?

Repórtalo aquí
¡Gracias por tus comentarios!
Lo sentimos, ocurrió un error al momento de enviar los datos.
Enviando datos ...
Ingrese su comentario

Déjanos tu datos, te contactaremos.

Ingrese su nombre
Ingrese su email Este email no es válido
¡Gracias por tu aporte!

Temas Relacionados:

Comenta con Facebook: