El candidato del uribismo pretende revocar las cortes como existen hoy y hacer una reforma estructural a la justicia mediante la creación de una “súper corte” con salas especializadas. Duque defiende su propuesta con el argumento de que “Colombia tiene un número muy alto de magistrados (108) en las altas cortes comparado con otros países de América Latina”, y que está dispuesto a dar el debate, como explicó en Blu Radio.

Es decir, abrir la puerta para eliminar la Corte constitucional, la Corte Suprema de Justicia, el Consejo de Estado y el consejo Superior de la Judicatura; un deseo que Álvaro Uribe ha manifestado muy bien desde hace tiempo (sus críticos dicen que para beneficiarse), como en este trino del 31 de agosto de 2017:

“Si se llega a desarrollar, esto es un golpe de Estado a la justicia, a la independencia, y porque no nos guste cómo actúan las cortes no las podemos ir acabando. Yo le pregunto al candidato que tiene menos experiencia de todos los candidatos, cómo va a hacer él para manejar los procesos que ya están actuando, cómo va a hacer para eliminar la Corte constitucional”, dijo Luis Felipe Henao en el debate del programa Hora 20 de Caracol radio, quién destacó además los avances que ha dado esta corte en temas sociales, pensiones, minorías y en el equilibrio de pesos y contrapesos, aludiendo a que la Corte Constitucional fue la que permitió que no se diera la tercera reelección de Uribe.

Al respecto, Humberto De la Calle calificó la idea de Duque como “un deseo de liquidar la tutela, que ha sido la fuerza de avanzada y más progresista en los últimos 20 años”, según explicó a Noticias Caracol. Gustavo Petro, por su parte, insistió en que lo que necesita la justicia en Colombia es que sea “verdaderamente autónoma”.

El artículo continúa abajo

En Hora 20 Juanita Goebertus, senadora electa de la Alianza Verde, hace un paréntesis sobre las motivaciones de Duque para presentar esta propuesta y coincide en que si bien la justicia necesita reformas, el tema tratado aquí es una discusión de la justicia de las élites, esa que según ella juzga al Congreso, esa que a través de polémicos nombramientos ha escogido a los miembros de las corte.

“Se nos queda colgada otra vez la justicia del ciudadano” dice Goebertus, para recalcar lo que según ella la gente siente, el déficit de administración de justicia cuando hay un raponeo y delitos similares.

“¿Cómo logramos producir verdaderos cambios institucionales y que no sean esta pateada de tablero que está proponiendo Iván Duque?, cambios que sí nos muevan en la elección de un poder judicial que se pueda desempeñar de mejores formas de lo que lo ha hecho hasta ahora”, pregunta en Hora 20 la politóloga Sandra Borda.

En ese mismo programa radial, el exalcalde Lucho Garzón habla de dos facetas de Iván Duque: “está mostrando sus dos facetas, el Ubérrimo y el BID. Esta es una concesión, una decisión de lo que siempre ha querido Álvaro Uribe. Y es una reforma a la justicia que tiene una carga vengativa”.