Obama ingresó al Estadio Latinoamericano con gafas de sol y mangas de camisa en medio de aplausos de los 55.000 asistentes al partido amistoso. Lo acompañaban su esposa, Michelle, y sus hijas Sasha y Malia. Poco después apareció Castro en saco y sin corbata y también fue ovacionado.

AFP
AFP

Uno junto al otro, tomaron asiento en un palco reservado para marcar otro hecho sin precedentes de los muchos que nutrieron la visita de Obama a la isla: el primer partido de béisbol al que asisten juntos los presidentes de Estados Unidos y Cuba.

Aquí se les ve a los mandatarios haciendo la ‘ola’:

El presidente de Estados Unidos saludando, uno a uno, a los jugadores de la novena de Tampa Bay:

obama saludos

Aquí los Obama festejan la primera carrera de Kevin Kiermaier a favor de los Rays:

obama primera carrera

Pero la que se robó la atención de todos fue una jugada del cubano Roel Santos, quien se deslizó de manera brillante para atrapar el tiro del paracortos de Tampa Brad Miller, de acuerdo a la descripción de Sportsnet.

La reacción de la familia fue instantánea y se ha vuelto viral, tanto por la maniobra como por la emoción de Michelle.

The First Lady couldn't believe this #SCtop10 catch.

A video posted by SportsCenter (@sportscenter) on

Con AFP