Ariel Peña
Opinión de Ariel Peña

En  la actualidad soy columnista de Minuto30, el Espacio, Debate, Periodismo sin Fronteras, Centro de Pensamiento Primero Colombia y colaboro desde hace 13 años con El Tiempo en el Foro. También he escrito para El Catolicismo, el Nuevo Herald, La Jornada de Mexico, el País de España, el Periodico y Extra, entre otros,  además soy autor del libro “Democracia y Fetichismo”.

Los indigentes también han sido víctimas de las Farc

Las muertes de 21 habitantes de calle el 7 de agosto de 2002 está en la total impunidad.

 
www2.ljworld.com

A raíz de los dramáticos sucesos de los últimos días en el Bronx en Bogotá, donde las autoridades descubrieron situaciones macabras, ya que en el sector ha pululado el tráfico de droga, causante de los mayores daños en contra de los habitantes de la calle que se hacinan en ese lugar. No debemos olvidar que la guerrilla marxista de las Farc también ha ocasionado enormes sufrimiento a esta población vulnerable.

El hecho más grave ocurrió el 7 de agosto de 2002, cuando se posesionó por primera vez el presidente Álvaro Uribe, cuando células de las Farc atacaron al palacio de Nariño y al edificio del Congreso con ‘rockets’, varios de los cuales cayeron en lo que se conocía en ese entonces como la calle del Cartucho, a escasas dos cuadras del Bronx, matando a 21 indigentes e hiriendo a varias decenas, sin importarle a los cabecillas de las Farc que en la posesión de Uribe se encontraban varios mandatarios de los países que asistían a la ceremonia, lo que demostró absolutamente el carácter terrorista de esa organización que sigue los dogmas del comunismo totalitario.

Así como la droga lleva a las peores desgracias y sufrimientos a las personas, como sucede en el Bronx, la guerrilla comunista ha cometido tradicionalmente masacres que no solo son delitos atroces sino que también envilecen a las comunidades, igual a la ocurrida el 7 de agosto de 2002, porque para los seguidores de esa ideología las personas son simples herramientas que se usan buscando el poder para siempre.

Es lamentable que los sucesos de hace casi 14 años, no los recuerden, principalmente por la triste situación de abandono que es la causa de las condiciones indignas de los habitantes de la calle.

Advirtiendo que la muerte de aquellos indigentes fue un genocidio que no prescribe ni es indultable, y los responsables de la autoría mediata, de ese delito si no se juzgan en Colombia deben de responder ante la Corte Penal Internacional, tarde o temprano, de acuerdo al Estatuto de Roma.

Así que el respeto por la persona humana es lo fundamental y si se logra el fin del conflicto, conociendo la triste experiencia referida anteriormente en la calle del Cartucho no es posible que a las Farc se le entreguen zonas de reserva campesinas, dándoles ventajas estrategias, pues con sus métodos inhumanos esclavizarían a la población, sabiendo que no les importa el dolor ajeno como ocurrió en la tragedia de aquel 7 de agosto.

Las Farc no han pedido perdón por ese crimen, que violo el sagrado derecho a la vida de un grupo vulnerable, porque los indigentes no solo tienen que sufrir la decidía del estado, sino la discriminación social en grado superlativo de crudeza, con el hambre, el frío, la falta de asistencia sanitaria, el hacinamiento, y en general no ejercitan los mínimos derechos, que tiene un humano. Para que una banda armada comunista los haya tomado de ratones de laboratorio en ese aciago día que hemos mencionado, mostrando los horreros de la “guerra” y así atemorizar al resto de la población, siguiendo las enseñanzas perversas del comunismo totalitario.

Además el narcotráfico que es el negocio más lucrativo de las Farc en los últimos decenios, dizque para hacer “la revolución” contribuye a que en Bronx se presenten esas situaciones tan dantescas, resaltando que durante el conflicto de 52 años que ha vivido Colombia generado por la teoría y práctica del marxismo leninismo con las Farc, el Eln y otros grupos guerrilleros desmovilizados en el pasado, las personas más humildes de la sociedad han llevado la peor parte, porque para el comunismo totalitario con sus métodos siniestros los seres humanos solo sirven para usarlos en sus objetivos abyectos y burocráticos.

Lo del Bronx tiene que servir de lección para buscar la resocialización de los habitantes de la calle, porque muchos de ellos son víctimas por la falta de programas integrales. Se puede acabar con ese sitio, pero si no hay políticas de fondo, difícilmente se logran erradicar los males. Para que no aparezcan nuevos Bronx hay que emplear recursos económicos, sociales y humanos eficientemente. Advirtiendo que así como el conflicto armado ha traído cerca de 8 millones de víctimas y ubica a Colombia como uno de los países más desiguales del mundo, mucha de la indigencia que encontramos también ha sido producto de la degradación de un conflicto que ha vulnerado todos los derechos fundamentales de las personas más humildes, teniendo como el responsable máximo al marxismo cuyas enseñanzas se basan en la violencia y la burocracia.

Nota: Las opiniones expresadas solo comprometen a su autor y no pueden considerarse una posición oficial de Pulzo.com.

¿Encontraste algún error?

Repórtalo aquí
¡Gracias por tus comentarios!
Lo sentimos, ocurrió un error al momento de enviar los datos.
Enviando datos ...
Ingrese su comentario

Déjanos tu datos, te contactaremos.

Ingrese su nombre
Ingrese su email Este email no es válido
¡Gracias por tu aporte!

Temas Relacionados:

Comenta con Facebook: