Los tiempos han cambiado. Ya cada persona puede escoger la hora para disfrutar de su serie o película favorita tan solo con un clic.

El artículo continúa abajo

Así que ahora es más fácil sentarse todo un día a hacer una ‘maratón’ del programa favorito, y como pasa con cualquier diversión, hay personas que llegan a extremos. ¿Has llegado a esos extremos? ¡Ojo a los síntomas!

¿Tienes una cobijita especial en la sala solo para arroparte cuando te sientas a ver tu serie favorita?

¿Te desesperas por buscar una nueva serie cuando terminas los capítulos de tu producción favorita?

¿Te gastas todo el plan de datos por ver capítulos en el celular mientras vas en el bus?

¿Cambiaste el plan de datos por uno más grande para ‘maratonear’ mientras vas en el transporte público?

¿Tienes una lista de series pendientes para ‘maratonear’?

¿Has dejado de bañarte todo un día por no dejar de ver tu programa favorito?

¡¿Has dejado de bañarte todo el fin de semana por ver tu serie?!

¿Cuando estás ‘maratoneando’ y tus amigas o amigos llaman para invitarte a un plan, te inventas una enfermedad?