El operativo se desplegó a la seis de la mañana y los agentes de la Dijin de la Policía allanaron el lujoso apartamento. En una de las habitaciones, de acuerdo con Semana, los policías encontraron a su objetivo (Sebastián Murillo) junto a una mujer que en un principio no se quiso identificar ante las autoridades.

“¡Ya, dígales. A usted lo único que le interesa es su carrera!”, le gritó Murillo. Luego, según la revista, ella “se identificó como Vaneza Peláez”, reconocida presentadora que inevitablemente resultó involucrada en el escándalo de narcos por la relación que tiene con el señalado capo de ‘La Oficina’.

Murillo y Peláez se casaron en 2012 y actualmente tienen dos hijos. No obstante, una fuente citada por la revista TVyNovelas aseguró que la pareja estaba separada desde hace varios meses.

Él es el papá de sus hijas y ya, pero hace un tiempo estaban totalmente separados“, se lee en una publicación de la Revista de farándula.

Matrimonio de Murillo y Peláez, en Santa Fe de Antioquia / Foto: Tomada de la revista Jet Set

El artículo continúa abajo

En cuanto a Murillo Echeverri, el director de la Dijín, general Jorge Vargas, explicó a través de un video difundido por Semana que el hombre fue capturado junto a seis personas señaladas de pertenecer a ‘La Oficina’, y que “utilizaban una fachada como empresarios que están dedicados al tráfico de estupefacientes, extorsiones y cobro de deudas”.

Incluso, el director de la Policía Nacional, general Jorge Nieto, dijo este jueves en rueda de prensa que a Murillo Echeverri lo conocen “en el mundo del crimen como ‘Lindo’ o ‘Lindolfo’”, y que este hombre sería el reemplazo del extraditado capo Fredy Mira Pérez, alias ‘Fredy Colas’, un jefe de ‘La Oficina’ que paga una condena de 7 años por lavado de activos en una prisión de Estados Unidos.

Murillo, reseña Semana, tiene 32 años y según la investigación era el que “ordenaba a su ejército de sicarios” hacer cobros pendientes de la mafia.

“Esta organización criminal prestaba sus servicios a otras bandas delictivas para cobrar deudas superiores a los 1.000 millones de pesos y obligaba a sus víctimas a firmarle el traspaso de sus bienes”, dijo el general Jorge Nieto.

Pero más allá de si estaban separados o no, las autoridades investigan ahora si la empresa de vestidos de baño que montó Peláez junto con Daniela Ospina (la exesposa de James Rodríguez) recibió dineros de Murillo y de la mafia, informó el Canal 1.