La espía que no aceptó la misión de matar a Fidel Castro

Marita Lorenz no fue capaz de cumplir la orden que le había encomendado la CIA.

 
fidel
Marita Lorenz vive en Baltimore, EE.UU. / Pantallazo Los Informantes

Lorenz, alemana de nacimiento, conoció a Fidel cuando solo tenía 18 años a bordo del barco de pasajeros que tripulaba su padre. Ella lo recuerda como el más alto y el más guapo de un grupo de barbudos que subieron a la nave. Después de seis horas de conocerse, el comandante le escribió un “te quiero” en una servilleta y le robó el primer beso, publicó Los Informantes.

Más noticias

Esa misma noche, Fidel la llevó al hotel Hilton, que era el cuartel general de la revolución, y de madrugada se despidió de ella con la promesa de hacerla primera dama de Cuba. Una semana después, él la llamó y le dijo que si quería regresar a la isla para que trabajara como su secretaria. Antes de colgar ya la esperaba un hombre en la puerta con la misión de llevarla a La Habana, relata el informe.

Lorenz relató:

Hizo mandar un avión de Aerolinea Cubana. Yo fui la única persona en el avión. Había azafatas y capitán, pero ningún otro pasajero.

Ella se fue a vivir a una habitación del hotel Hilton, y pasó a ser una de las personas más cercanas de Fidel, tanto que le firmaba papeles en blanco y Lorenz decidía las ordenes, revela el programa.

Los Informantes

Marita cuenta la vez que supo que estaba embarazada y se lo dice a Fidel, su respuesta fue:

¡Eso es fantástico! ¡Tendremos un hijo cubano-alemán!”

A los ocho meses, Lorenz sufrió un desmayo repentino. Ella asegura que fue drogada y le provocaron el parto, solo escuchó el llanto de un bebé, pero no lo vio.

Lorenz regresó a Nueva York, donde era esperada por agentes de la CIA que le dijeron que Fidel había matado el bebé y que ella era la única que podía salvar al mundo del comunismo. Ella recordó en la entrevista lo que le mandaron a hacer:

Usted conoce bien los movimientos de Fidel, y solo tiene que dejar esto en su café y después se va. Y yo les pregunté, ¿quieren que lo envenene?, ¿cierto?”.

Marita aceptó, conservaba la llave del hotel donde había vivido durante casi un año y el uniforme revolucionario que solía vestir en La Habana, ella narró: “Así que volví con esas estúpidas pastillas, las guarde en el bolsillo de mi pantalón y pensé debo botarlas antes de llegar al aeropuerto José Martí,  y las metí en un tarro de crema. Las pastillas nunca lo despertarían, era algún tipo de veneno, así que lo boté todo al inodoro. Estaba asustada y enojada”.

En sus manos tuvo la vida de Fidel Castro, pero en los documentos de la CIA aparece que fracasó. Ella no mató a Fidel y no le dieron pensión.

En 1981, con un permiso especial del gobierno cubano, Lorenz pudo volver a la isla y conocer ese bebé del cual solo había oído un llanto. Ahora se llamaba Andrés, tenía 28 años y era médico. Lo cuidó una pareja mayor que también había cuidado a Fidel cuando era niño, relató Los Informantes.

Pero esta es solo una de las historias de Lorenz, una mujer que a los 5 años sobrevivió a un campo de concentración nazi y emigró con su familia a Nueva York. Dentro de sus movimientos en la CIA conoció a Lee Harvey Oswald, inculpado de asesinar a John F. Kennedy; fue amante de Marcos Pérez Jiménez, el dictador venezolano que subió al poder en los años 50, con él que tuvo una hija.

Sin embargo, ella, a sus 76 años, solo añora volver a Cuba y caminar con Fidel por el malecón de La Habana, finaliza la nota del programa.

¿Encontraste algún error?

Repórtalo aquí
¡Gracias por tus comentarios!
Lo sentimos, ocurrió un error al momento de enviar los datos.
Enviando datos ...
Ingrese su comentario

Déjanos tu datos, te contactaremos.

Ingrese su nombre
Ingrese su email Este email no es válido
¡Gracias por tu aporte!

Temas Relacionados:

Comenta con Facebook: