Ali cuelga los guantes para siempre en la ciudad que lo vio nacer

El considerado mejor boxeador de todos los tiempos fue despedido este jueves en Louisville, Estados Unidos.

 
AFP

Muhammad Ali era tan certero con sus puños como con sus palabras. “Flota como una mariposa, pica como una abeja. Las manos no pueden golpear lo que los ojos no pueden ver”, fue una de sus citas más repetidas hoy en Louisville (Kentucky), su ciudad natal, en los actos en su memoria.

Los actos del funeral del legendario púgil estadounidense Muhammad Ali, fallecido hace una semana los 74 años, comenzaron con una ceremonia por el rito islámico a la que acudieron miles de personas para decir adiós al féretro con el campeón.

AFP
AFP

“Entre los dólares y la dignidad, Ali escogió la dignidad”, dijo Jesse Jackson, el reverendo, activista por los derechos civiles y amigo del boxeador a un reducido grupo de periodistas al presentar sus respetos a la puerta del Museo Muhammad Ali, en el centro de Louisville, tras asistir al funeral islámico por el legendario púgil.

Alí, que se cambió el nombre de Cassius Clay al convertirse al islam en 1964, “nos dio coraje y nos dignificó como musulmanes estadounidenses”, indicó Sherman Jackson, profesor de estudios islámicos de la Universidad del Sur de California en el funeral musulmán oficiado en el Kentucky Exposition Center en Louisville.

AFP
AFP

El lugar es el mismo donde Ali disputó la última pelea que ofreció en su ciudad natal, en 1961.

Entre los asistentes se encontraban el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, el promotor de boxeo Don King, y el músico Yusuf Islam, antes conocido como Cat Stevens, entre otros.

Louisville, una ciudad de menos de un millón de habitantes que se encuentra a orillas del río Ohio, en el norte de Kentucky, está entregada a los actos de despedida del legendario campeón mundial.

AFP
AFP

Greg Fischer, alcalde de la ciudad, señaló en rueda de prensa que “son unos momentos realmente agridulces” para sus conciudadanos.

“Todos hemos temido la muerte de ‘El Campeón’, pero al mismo tiempo sabíamos que finalmente llegaría. Era egoísta pensar que podríamos agarrarnos a él para siempre. Nuestro trabajo ahora es decirle adiós con la clase y la dignidad y el respeto que merece”, subrayó.

Visiblemente emocionado se encontraba Sahid, de 32 años, venido desde Atlanta para rendir homenaje a quien calificó de su “héroe”.

AFP
AFP

“Es un honor, le veo como mi hermano. Era un hombre libre, cambió la manera de pensar”, aseguró a Efe ataviado con una camiseta en la que se veía estampada la figura del boxeador con el brazo alzado tras una victoria bajo el lema “Soy el más grande”.

Mañana, viernes, tendrá lugar el funeral público en el KFC Yum! Center, en el que está prevista la participación del expresidente estadounidense Bill Clinton y el actor Will Smith, que le dio vida en la gran pantalla, después de que el ataúd con los restos de Ali recorra las calles de Louisville antes de ser enterrado en el cementerio de Cave Hill.

El mítico excampeón del mundo del peso pesado, que logró la prestigiosa corona en tres ocasiones, sufría desde hace años la enfermedad de Parkinson.

AFP
AFP

Alí no fue solo un boxeador. Su personalidad trascendió el deporte en las convulsas décadas de 1960 y 1970 en EEUU, al convertirse en un referente de la lucha por los derechos civiles, oponerse a la guerra de Vietnam cuando se negó a ser reclutado por las Fuerzas Armadas en 1966, y criticar con vehemencia la discriminación racial en el país.

“Soy EEUU. Soy la parte que no reconocéis. Acostumbraos”, dijo en una ocasión.

AFP
AFP

Como consecuencia, se le suspendió la licencia y estuvo fuera de los cuadriláteros entre 1967 y 1970, cuando contaba de 25 a 29 años, y no pudo volver a la competición hasta que la sanción le fue revocada.

En su autobiografía de 1975, Ali dejó entrever cómo, meses después de proclamarse medalla de oro en la Olimpíadas de Roma en 1960, arrojó el preciado tesoro a las turbias aguas del río Ohio tras ser testigo de un acto de racismo.

Una leyenda que, como todas, es objeto de disputas entre los estudiosos.

“En casa soy un buen tipo: pero no quiero que el mundo lo sepa. La gente humilde, he descubierto, no llega muy lejos”, señaló en otra ocasión.

Alfonso Fernández
EFE

¿Encontraste algún error?

Repórtalo aquí
¡Gracias por tus comentarios!
Lo sentimos, ocurrió un error al momento de enviar los datos.
Enviando datos ...
Ingrese su comentario

Déjanos tu datos, te contactaremos.

Ingrese su nombre
Ingrese su email Este email no es válido
¡Gracias por tu aporte!

Temas Relacionados:

Fuentes

  • - EFE

Comenta con Facebook: