Andrés Piñeros Latorre
Opinión de Andrés Piñeros Latorre

“Soy periodista graduado de la Universidad Jorge Tadeo Lozano, he trabajado en diferentes medios de comunicación como El Espectador, radio Melodía, Colprensa, el diario La República y El Periódico de Bogotá.

He sido además colaborador de Soyperiodista.com donde escribí bajo el seudónimo de “Francisco Latorre” y de la revista LaTadeo. Tengo 46 años, he vivido toda la vida en la ciudad de Bogotá y conozco ciudades como Londres, París, Washington, Quito y Buenos Aires, por lo que considero que tengo las herramientas apropiadas para escribir interesantes artículos sobre la vida en las ciudades.

Recientemente he trabajado en el área inmobiliaria, por lo que considero que puedo combinar mi profesión con la experiencia en un tema de gran interés para sus lectores, como es el de la vivienda y la finca raíz.

A partir del intrincado mundo de la vivienda y las diferentes alternativas que se presentan en las metrópolis, estaría dispuesto a desarrollar interesantes textos con sentido social, crítica y porque no buen humor.

Los artículos serían de publicación quincenal y servirían para acercar a los lectores a las diferentes alternativas inmobiliarias de Bogotá y de otras capitales del mundo.

Vivir en una de estas urbes trae grandes ventajas como su gastronomía, sus museos y galerías de arte, sus parques y teatros. Sin embargo habitar en estos espacios implica también tener que sufrir con la movilidad, con los espacios cada vez más reducidos, los cada vez más altos precios por metro cuadrado y el ruido, entre otros.”

Donde están las delicias del mundo

Arflina es un refugio en los Alpes suizos, donde los esquiadores encuentran comida y bebida para recobrar sus energías.

 
Arflina, delicias suizas - Pulzo.com
Arflina

Y allí se conocieron los dueños originales del almacén que lleva ese nombre.

Sin mayores inversiones publicitarias, los clientes llegan básicamente por el voz a voz, por recomendación o porque pasan por ahí. “A nosotros nos llegan personas curiosas por conocer nuestros productos y ahí estamos para enseñarles a utilizar y explicarles como consumir los productos”, dice Ingrid Rettig, la gerente de Arflina quien, más allá de administrar el negocio, busca enseñar y ampliar el conocimiento gastronómico de los colombianos. Por eso dentro de las políticas de la empresa está que “si un cliente no conoce el producto, los vendedores lo destapan y se lo enseñan a consumir”.

Además se busca que quienes entren a la tienda prueben, lo admiren y sepan cómo consumir. “Es diferente que a uno lo persiga una mercaderista insistente a que un cliente se acerque a preguntar por el origen de un producto”.

Los artículos están organizados por categorías y su venta varía de acuerdo a la época del año. “De enero a octubre lo que más se vende son la charcutería y los quesos, seguidos por los chocolates y luego los  vinos. Y de ahí en adelante licores y rancho, que ya no son tan importantes para Arflina”.

Mientras tanto en diciembre la cosa cambia, pasando a ser los de mayor venta los licores y la salsamentaría, mientras los lácteos bajan. “En diciembre la gente se vuelve como loca comprando los productos alemanes y la marca propia de Arflina”.

Esta marca es la que más busca la gente. “No vendemos nuestros productos en otros supermercados o tiendas, y no tenemos una marca blanca, la de nosotros es de productos exclusivos”.

Al contrario de lo que ocurre en los supermercados y almacenes de cadena, los productos de Arflina son más costosos que los de la competencia, “Nosotros nos encargamos de buscar los mejores productos, para colocarles el nombre de Arflina”, dice la gerente, orgullosa de la calidad de cada alimento y bebida de su tienda.

La política de la tienda, que tiene dos sedes en Bogotá y una en el centro comercial de Fontanar, en Cajicá, es que hay que buscar los mejores productos con la calidad más alta, para que puedan ser parte de su inventario.

Lo más extraño que se vende son cierto tipo de licores, que por su precio y calidad no son de alta rotación. Mientras que otros productos que son más del gusto de los europeos, como el chucrut, no rotan tanto, pero tienen un público específico que los busca. “El eneldo y la sémola no se venden mucho, pero tienen un público especial. Como éstos, hay ciertos productos que solo los buscan clientes determinados, y que no se consigue en las grandes superficies”.

Hay que realizar un gran esfuerzo para lograr que los artículos lleguen a las góndolas de las tiendas. Por un lado los costos de transporte y la dificultad de traer los productos de los puertos hasta la capital. De otro lado hacer parte de los proveedores de Arflina requiere de un gran esfuerzo porque los artículos que mercadea la “delicatessen” (que traduce comida exquisita) son para un público exclusivo, lo que hace que su rotación no sea tan alta, por lo que los precios son más altos.

Por esta razón los clientes no reconocen la calidad y el esfuerzo de los productores y en muchos casos prefieren irse por lo más económico. Otra situación que genera incertidumbre son los paros, “ya que nuestros productos se quedan en el camino, entre el puerto y Bogotá. Tuve problema con nuestros proveedores, que no pudieron entregarnos la mercancía a tiempo. Tuvimos escases de mantequilla y de crema de leche”.

Arflina ha enseñado a los colombianos a comer jamones, quesos que no sean blancos, una variedad de salsamentaría, chocolate oscuro. “Hace una década era difícil encontrar a alguien que supiera valorar estos productos”, dice Ingrid Rettig, una colombiana de origen alemán, quien ha dedicado gran parte de su vida para que los colombianos conozcan y valoren los alimentos que hacen parte de la dieta de países con una gran tradición culinaria.

¿Encontraste algún error?

Repórtalo aquí
¡Gracias por tus comentarios!
Lo sentimos, ocurrió un error al momento de enviar los datos.
Enviando datos ...
Ingrese su comentario

Déjanos tu datos, te contactaremos.

Ingrese su nombre
Ingrese su email Este email no es válido
¡Gracias por tu aporte!

Temas Relacionados:

Comenta con Facebook: