En Colombia ya no matan periodistas, pero los secuestran, les pegan y amenazan

La cifra de cero asesinatos de comunicadores en 2016 contrasta con el aumento de intimidaciones por parte de funcionarios y grupos armados.

Prensa en Colombia
Ilustración| Getty

Así lo establece una radiografía de la Fundación para Libertad de Prensa (Flip) sobre las diferentes formas de violencia a la que ahora se enfrentan los periodistas en Colombia, país en el que desde hace “siete años, no le quitaron la vida a ningún reportero por causas asociadas a su oficio”.

No obstante, y revisando un informe de la misma Flip se encuentra que en 2015 dos comunicadores fueron asesinados por sicarios en aparente retaliación por sus investigaciones, (Flor Alba Núñez, en Huila, y Luis Peralta, en Caquetá -Casos en investigación).

Aun así, La Fundación para la Libertad de Prensa dice que a pesar de que disminuyeron las muertes se evidenció que ahora “las presiones, amenazas, obstáculos y agresiones en general se han multiplicado”,

Y si bien no hubo víctimas mortales en 2016, sí se presentaron 216 violaciones a la libertad de prensa, que representa un aumento del 46,9% frente a los 147 de 2015, que afectaron a 262 reporteros.

“El país está en deuda de encontrar justicia en todas las amenazas y crímenes contra la prensa”, advierte el reporte, que se presenta cada año en el marco del Día del Periodista, que se celebra el 9 de febrero.

Los más agresivos con la prensa.

Según la principal ONG de defensa de los periodistas en Colombia, las principales vulneraciones a la libertad de prensa fueron las amenazas (90 casos frente a 59 en 2015), la obstrucción al trabajo periodístico (38 frente a 36), las agresiones físicas (36 frente a 17) y la estigmatización (17 frente a 17).

La mayoría de agresiones e intimidaciones se atribuyen a autores desconocidos, seguidos de particulares, funcionarios, miembros de la fuerza pública, bandas criminales y paramilitares, y guerrilla.

En cuanto a las amenazas, el 46% son de actores desconocidos; el 26% por la fuerza pública, funcionarios, políticos, delincuencia común y guerrilla; 15% por particulares y 13% por bandas criminales y paramilitares.

El secuestro, en mayo de 2016, de cinco periodistas en El Tarra, Norte de Santander, por parte del Eln “fue uno de los casos más graves” de agresión a periodistas, agrega la fundación.

La Flip también llamó la atención sobre la censura, que está “mutando” y se presenta como “una tendencia creciente” por medio de la eliminación de contenidos por orden judicial.

En las últimas cuatro décadas se han asesinado 153 periodistas. Desde 2008, último año en el que no se reportaron homicidios, murieron 10. Por estos casos solo se han condenado a cuatro autores intelectuales y 27 autores materiales, aseguró la organización.

Comentarios

Fuentes

Reportar un error

Comentarios

Fuentes

Reportar un error


Opinión

{[{ctrl.articles[index].author.owner.short_text}]}

{[{ctrl.articles[index].phrases.main}]}

{[{ctrl.articles[index].images.meta.alt}]}
{[{ctrl.articles[index].images.meta.description}]}|{[{ctrl.articles[index].images.meta.credit}]}
{[{ctrl.articles[index].images.meta.alt}]}
{[{ctrl.articles[index].images.meta.description}]}|{[{ctrl.articles[index].images.meta.credit}]}

Más Videos

{[{ctrl.articles[index].phrases.main}]}

Más Videos

Comentarios

Fuentes

Reportar un error

Comentarios

Fuentes

Reportar un error