'Fake' de Zuluaga y falsa noticia de Burger King muestran que hay que leer bien en redes

Aunque suene obvio, es importante para los usuarios saber identificar el contenido falso que pasa por real.

 
Fotos: AFP / Facebook Burger King

No es la primera vez que una noticia falsa se vuelve viral y, en consecuencia, muchas personas la toman por cierta. Sucedió hace un año, por ejemplo, con las supuestas naranjas inyectadas con sida.

Y en diciembre de 2015, además, muchos cayeron en el falso asesinato de un fanático de ‘Star Wars’, incluido Pulzo.com, a pesar de que ese hecho ficticio fue publicado por un portal evidentemente fraudulento.

Esto nos lleva a dos situaciones recientes: una cuenta de Twitter que parodia a Óscar Iván Zuluaga y la supuesta salida de Burger King de Colombia.

En el primer caso, varias personas han compartido pantallazos de los tuits de ese ‘fake’ pensando que se trata del verdadero Zuluaga, pese a que la real es una cuenta verificada y tiene la insignia que la acredita como tal:

Sobre esta situación en particular, el experto en temas tecnológicos Mauricio Jaramillo escribió que el problema radica en que “Twitter no quiere diferenciar dos letras”. Justamente eso es lo que ocurre en este caso: la ‘L’ minúscula, por ejemplo, se confunde con el número uno (‘1’) y la I mayúscula.

Además, según Jaramillo, la verificación que hace la red social para identificar a las cuentas falsas de las verdaderas “no sirve para su objetivo”.

En relación con el segundo caso, el de Burger King, varios usuarios siguieron diciendo que la cadena de restaurantes se iba, pese a que la misma compañía lo desmintió en sus redes sociales:

En este caso, el origen de la desinformación parece más inexplicable, porque la noticia que muchos han compartido y da cuenta de la supuesta salida de Burger King fue publicada en 1989 por Semana.

En ese sentido, se podría decir que las personas que han difundido el artículo viejo lo han hecho sin leerlo y solo basadas en el titular, sin abrir el enlace y comprobar la fecha.

¿Qué hacer en estos casos? Como el mismo Jaramillo lo comenta sobre el ‘fake’ de Zuluaga, el problema es este:

“Creer en todo lo que se publica en redes sociales y tuitear sin pensarlo dos veces”.

Pero hay un lío adicional: las personas que deliberadamente y con claros intereses políticos se dedican a difundir mentiras en redes, aprovechando que muchos las pueden tomar por ciertos.

Al respecto, la revista Semana comenta:

De hecho, en el mundo existen al menos 1.500 organizaciones dedicadas a la creación de mentiras virales para hacerles daño a gobiernos, multinacionales o personajes públicos. La cifra fue revelada por empresas de seguridad informática.

Por ese motivo lo ideal es que los lectores y usuarios de redes sociales sean más desconfiados con los contenidos que comparten día a día.

Así mismo, para el caso de las cuentas fraudulentas y las parodias, no sobra comprobar que la persona que escribe sí sea el verdadero. De esta manera se evita atribuirles frases, reacciones o hechos falsos a personas que nada tienen que ver con eso.

¿Encontraste algún error?

Repórtalo aquí
¡Gracias por tus comentarios!
Lo sentimos, ocurrió un error al momento de enviar los datos.
Enviando datos ...
Ingrese su comentario

Déjanos tu datos, te contactaremos.

Ingrese su nombre
Ingrese su email Este email no es válido
¡Gracias por tu aporte!

Temas Relacionados:

Comenta con Facebook: