La campaña en EE.UU. da escalofrío, y 4 opiniones más

Pulzo le recomienda algunos de los columnistas más destacados del día en los principales medios nacionales e internacionales.

 
Campaña en EE.UU.
Campaña en EE.UU. / Scott Olson/Getty Images

Donald Trump ha sacado las garras y ha quedado como un acosador, humillador y depredador de mujeres, sin límites ni control. “Un simio sin cerebro que cree tener licencia para manosear y besar a cualquier fémina con un buen par de tetas”, expresa Paola Ochoa en su columna de El Tiempo.

A eso se suman otras dos perlas: un audio donde hace todo tipo de comentarios machistas y vulgares sobre las mujeres, y las denuncias de que espiaba semidesnudas a las adolescentes de Miss Teen USA, uno de sus estúpidos concursos de belleza”.

La columnista dice que no es posible que se siga tolerando unos jefes que se abalanzan sobre nosotras y nos acosan hasta el cogote. “Tampoco es posible que nos sigan considerando de un nivel intelectual inferior”.

Culmina escribiendo que los hombres no van a ganar ninguna guerra si no terminan primero con la marginación, la humillación y la depredación.

El error de entregarle el Nobel a Bob Dylan es patente

Su calidad como creador musical es innegable, pero no es el escritor de tiempo completo, asegura Juan José García, en su columna de El Colombiano.

Sí, está bien que Bob Dylan sea un juglar redivivo y sus canciones tengan un componente literario, como también filosófico, político y social. Pero no por esos motivos representan la literatura”.

Por último, agrega que con este presumible giro conceptual o este brinco al vacío que halaga a oyentes y ‘disc-jockeys’ y decepciona a escritores, editores y lectores, el Nobel pierde jerarquía paradigmática. “Pasa a ser un premio de misceláneas culturales, con el que no se identificarán ni los escritores ni nos identificaremos los lectores de siempre… No es lo mismo un libro que un cancionero”.

Congresistas estadounidenses aprobaron intervención militar en testimonios falsos

Soldado iraquíes en un hospital de Kuwait sacaron de sus incubadoras a 15 bebés y los dejaron morir en el suelo. Dos días después se contó sobre los golpes y mutilaciones de los iraquíes a los kuwaitíes.  Luego de conocer estos hechos cayeron las primeras bombas de la guerra, recuerda Javier Darío Restrepo en su columna de El Heraldo.

Fue demasiado tarde cuando se comprobó que estos testimonios eran falsos, reitera; sin embargo, los senadores habían utilizado la historia de las incubadoras para aprobar la guerra; el presidente Bush padre citó esa historia en 5 discursos.

El periodista cuenta que el embajador de Kuwait en Washington, en vez de ayuda militar, prefirió contratar la agencia de relaciones públicas H&K, que a su vez subcontrató a otras seis agencias entre las cuales estaba la de J.J. Rendón, bien conocida en Colombia.

Y por último, concluye:

Cuando Juan Carlos Vélez, el gerente de la campaña del ‘No’, respondió las preguntas de La República no reveló la influencia ni asesoría de Rendón en su campaña, pero sí dejó en evidencia que era un alumno aventajado del relacionista público especializado en propaganda negra”

La nostalgia por Barack Obama

El presidente estadounidense, con su política económica expansiva, recuperó de la crisis al país y con su reforma sanitaria ha hecho más por la cohesión social que ningún mandatario de Estados Unidos, afirma Xavier Vidal-Folch en su columna de El País de España.

Añade que también habrá nostalgia por la belleza moral de sus discursos, pero sobre todo, aprecio por una política exterior digna:

Que ha puesto en las carpetas del fin del militarismo imperial, de Irán, de Cuba y del cambio climático, prometedoras semillas de futuro.

Aunque dentro de los desaciertos se dice que Obama se ha mostrado errático con Siria, dubitativo en Libia y desconcertado con la Rusia putinesca.

Premisas que pueden ayudar a entender a Colombia

La primera es que este es un país fragmentado regionalmente en una de las geografías más rugosas del continente, con pésimas vías de comunicación, señala Santiago Montenegro en su columna de El Espectador. Segundo, es un Estado históricamente precario que ha sido incapaz de tener el monopolio de la fuerza legítima sobre todo el territorio. El punto tres es que ese mismo Estado cuenta con bajísimos ingresos tributarios, reflejo de una economía mayormente informal.

Otro elemento que se debe tener en cuenta es que desde hace más de tres décadas el narcotráfico permeó y dañó prácticamente todo, incluyendo la política, la justicia y hasta la misma guerrilla. Y por último que:

Pese a todas las dificultades y vicisitudes, Colombia ha sido un país democrático”.

 

 

¿Encontraste algún error?

Repórtalo aquí
¡Gracias por tus comentarios!
Lo sentimos, ocurrió un error al momento de enviar los datos.
Enviando datos ...
Ingrese su comentario

Déjanos tu datos, te contactaremos.

Ingrese su nombre
Ingrese su email Este email no es válido
¡Gracias por tu aporte!

Temas Relacionados:

Fuentes

Comenta con Facebook: