Michael Jordan

No es solo un basquetbolista más, sino uno de los más ganadores (colectiva e individualmente) e incluso fue elegido como el mejor jugador de la historia de la NBA en distintas oportunidades, sin embargo, cuando recién empezaba ni siquiera podía entrar al equipo de su colegio.

Antes de ser Michael Jordan, a quien llamaban Mike, se presentó en 1980 a las pruebas del equipo de baloncesto de la secundaria Emsey A. Laney de Carolina del Norte. Si bien a los 17 años mostraba gran habilidad deportiva, su estatura de 180 centímetros –por aquel entonces- no impresionaba al entrenador Cliff ‘Pop’ Herring, el cual lo rechazó.

Ante la negativa, Mike insistió al entrenador que le permitiera acompañar al primer equipo de la secundaria, a lo que Herring finalmente accedió a regañadientes para que fuera utilero. En aquel año jugó en el Junior Varsity (segundo equipo del instituto), y con una gran dedicación, rompió todos los récords.

En 1981 ingresó a la Universidad de Carolina del Norte; dos años más tarde era elegido MVP (jugador más valioso) de la temporada universitaria y en 1984 ganaba su primera medalla olímpica en los juegos de Los Ángeles. Ese mismo año fue elegido en el ‘draft’ de la NBA por los Chicago Bulls. El resto es historia.

Los Beatles

Al hablar de los Beatles es inevitable reconocerlos como uno de los grupos icónicos de la historia de la música. Sin embargo, antes de ser famosos eran un quinteto que tocaba en sitios de poca monta en Liverpool, aunque contaban con un reconocimiento en el noroeste de Inglaterra.

Brian Epstein, el manager, les consiguió una audición con la disquera Decca en Londres, que era proveedora de mercancía suya en la tienda de discos de la cual era dueño.

El artículo continúa abajo

El primero de enero de 1962 los Beatles, en aquel entonces ya convertidos en un cuarteto debido a que Stu Sutcliffe abandonó la banda para estudiar artes en Alemania, tuvo una floja presentación en Decca, producto de los nervios, la inexperiencia y la elección de las canciones que tocaron. Adicionalmente, el trio original (John Lennon, George Harrison y Paul McCartney) en compañía del entonces baterista Pete Best, compitieron con la banda londinense Brian Poole & The Temeloes.

La disquera se inclinó por los segundos porque eran de Londres, y los Beatles, los cuales no habían pasado de la recepción en ninguna otra firma, quedaron sin contrato.

Para julio de 1962, alguien de EMI los recomendó y la disquera accedió a escucharlos. Tres meses más tarde los Beatles lanzaron su primer sencillo: ‘Love me Do’ (en la cara A) y ‘P.S. I love you’ (cara B).

Malala Yousafzai

En 2014, con apenas 17 años, se convirtió en la ganadora del Premio Nobel de paz. La paquistaní es la más joven con una distinción de este tipo en cualquiera de las categorías que se entregan.

¿Por qué ganó un Nobel? Yousafzai, desde los 11 años, escribió un blog para la BBC utilizando el seudónimo de Gul Makai denunciando las atrocidades sufridas por el régimen del Tehrik-i-Taliban (TTP) entre 2003 y 2009. Dicho movimiento pakistaní prohibía la educación para las mujeres en el país, algo por lo que Malala ha luchado en su corta vida.

En octubre de 2012 los talibanes realizaron un atentado para deshacerse de la joven mientras regresaba a su casa en el autobús escolar. Recibió un tiro en el cráneo y el cuello, pero sobrevivió gracias a la asistencia médica al ser trasladada a Inglaterra.

Tres meses más tarde Malala fue dada de alta. y continuó en busca de su propósito de luchar por las mujeres en el mundo. A finales de marzo de 2018 Yousafzai regresó por primera vez a Pakistán desde el atentado en 2012. Además de su activismo, la joven ha mostrado gran dedicación ya que finalizó sus estudios secundarios a mediados del 2017 y ahora se encuentra estudiando en la Universidad de Oxford, Inglaterra, lugar donde reside.

Joanne Rowling

“Lamentamos haber llegado a la conclusión de que no podríamos publicarlo con éxito”. Eso decía una de las 12 cartas de rechazo que recibió J.K. Rowling cuando intentaba publicar ‘Harry Potter’. Otra editorial le sugirió incluso que tomara un curso de escritura.

No fue la primera vez, ya que luego de ya haber publicado su exitosa obra intentó sacar una obra detectivesca (‘El canto del cuco’) en 2013 bajo un seudónimo, pero fue rechazada nuevamente. Finalmente logró publicarla, pero solo vendió 1.500 copias, claro, todo antes de que el Sunday Times revelara que ella era la que estaba detrás del nombre ficticio.

Los 450 millones de libros vendidos, una obra traducida (‘Harry Potter’) a 79 idiomas y con adaptaciones cinematográficas con recaudaciones de más de 7.000 millones de dólares parecen avalar la calidad de escritura que la editorial Constable & Robinson no vio.