Diego Pacheco
Opinión de Diego Pacheco

“Todo ha sido por azar, me convertí en profesor de español por azar, mientras pensaba en querer ser artista plástico. Mientras era profesor de español quería ser filósofo, sociólogo o lingüista. Después me di cuenta que quería escribir y no ser profesor de español. Cuando me convertí en Corrector de Estilo en una agencia de publicidad, me di cuenta que odiaba la publicidad.

Años más tarde me convertiría en Redactor Publicitario y me di cuenta nuevamente que quería escribir más. Mientras odiaba escribir con los formatos técnicos audiovisuales, me di cuenta que también podía ser guionista. Y aquí sigo escribiendo lo que más me gusta.
Historias crónicas son todo aquello que pasa a nuestro alrededor, pero en muchas ocasiones pasa desapercibido, pensando que lo evidente es lo más trascendental. “

Aplazado para enero el 'So What Fest'

Latinoamérica y el rap somos uno solo

 
So what fest
Afiche promocional

Que Latinoamérica es una sola, que ese sonido de esas cuerdas se repite con leves variaciones en el ritmo también en Perú… el tono de la voz se me hace familiar, se me hace que también ha estado muy cerca por acá en Colombia.

Hay algo en la filosofía que nos une, una forma de transmitir que transita de una forma similar desde la misma Norteamérica hasta el final de los Andes.

Un concierto de Rap Latinoamericano no es solo una buena idea de mercadeo para acumular unos dólares, es más bien una congregación en honor a una historia en común, unos puntos claves, como réplicas maleadas de otras versiones que recorrían la misma tierra en unas líneas que se cruzan entre sí pero que se transforman en algún punto que conduce a una razón de ser de un territorio denominado país.

Todo ese esfuerzo por dividirnos y hasta ahora se puede ver que desde el rap se entendió en Latinoamérica que la unidad es lo que construye sociedad. Claro, todo se está viendo como pequeños brotes de expresiones adolescentes, pero qué se puede decir si desde la estructura educativa en la que nos incluyen como dispositivos de inserción en la sociedad, como agentes pasivos o activos, nos enfrentan a una carrera de ratas en la que no hay posibilidad de derribar el muro de ego que franquea nuestros órganos domesticados.

Samplers de nuestra cultura popular se entrelazan con beats cadenciosos, notas de jazz, un sacrificio a Tláloc, mientras brilla la sangre de un impúber en medio de la lluvia ancestral, toda la sangre se desliza por el mapa de América en medio de una vasta vegetación, hasta llenar de un poder cada voz que ha encontrado su camino propio, pero igualmente delicioso para rimar en todas las latitudes, ritmos, tonos, armonía. Cada lírica se convierte en una representación alegórica de algo mucho más fuerte que ese concepto un poco manoseado de “idiosincrasia”, es algo que trasciende a nuestra naturaleza, a un espíritu colectivo que tiene que buscar miles de formas para expulsar esa rabia contenida.

Qué bien sabe encontrar a México envuelto en el flow veneco como ese sueño en que en otro universo todos hacemos parte de un territorio, que comemos pabellón criollo con mole, y en el que se han derribado esas fronteras absurdas que nos conducen a no entender que somos uno solo, que esas historias hacen parte de todos sin importar el color de una bandera, elogio de la monarquía, banderas vendidas al poder de turno por clases sociales que prostituirían hasta a su propia madre –todo es una redundancia-, así sea importante reforzar esa idea hasta que sea algo inevitable.

¿Qué pasaría si siguiéramos el ejemplo de Gera con Lil Supa o el del Circo con Rapper School?

No es descabellado, todo es parte de un símbolo. Es demostrar que podemos sobrepasar muchos obstáculos si nos unimos. O como en este caso, convertirnos en una fuerza, en cualquier campo, en cualquier disciplina, espacio, intereses comunes… la filosofía es la misma… de una vez por todas eliminar ese miedo maquillado de ego… no está mal que el otro sea talentoso, no está mal que el otro progrese, el cambio de tuerca consiste en un giro de punto de vista, sin temor… tal vez descubramos que nos parecemos más de lo que creemos y que de una u otra forma todos podemos avanzar con el otro.

Como si se encontraran en un solo escenario los embajadores de esta hermandad latinoamericana Circo la Nación, Gera MxM, Norick, Portavoz, Aerstame, Lil Supa, Akapellah, Ali Aka Mind, y así… no importa de dónde sean… deberíamos hacer un pacto en el que ya no nos interese nuestro gentilicio, destruyamos ese elemento monstruoso de nuestra gramática; otro símbolo, pero contrario, una visión de nuestro desgarramiento arraigado desde la cuna.

Realmente esto no es un concierto, lo reitero, como siempre, llego al lugar común, a ese destino instintivo del ritual, en el que se va a honrar a esta tierra, no es un día para simplemente farrear con los mejores de cada país, sino un momento para recordar y reivindicar quiénes somos realmente… todos.

Nota: El festival que inicialmente se iba a cumplir este domingo fue aplazado. La nueva fecha será el 29 de enero.

So what fest

¿Encontraste algún error?

Repórtalo aquí
¡Gracias por tus comentarios!
Lo sentimos, ocurrió un error al momento de enviar los datos.
Enviando datos ...
Ingrese su comentario

Déjanos tu datos, te contactaremos.

Ingrese su nombre
Ingrese su email Este email no es válido
¡Gracias por tu aporte!

Temas Relacionados:

Comenta con Facebook: