'Chanoir', el colombiano grafitero que revoluciona las calles de París

Inspirado en el gato negro de los afiches de un cabaret parisino, el artista Alberto Bejarano firma sus grafitis con este nombre.

 
Chanoir
AFP

“Estoy reinventando el mamarracho”, dijo en relación con su obra, que afirma que es como los garabatos que la gente hace sin darse cuenta cuando habla por teléfono.

Vestido con una máscara de peluche de Emilio (Woodstock, el pájaro amigo de Snoopy) sale a pintar a la calle. Con cuidado retoca los bordes de uno de sus grafitis. Calcula que puede haber estampado entre 500 y 1.000 en toda su vida.

Nacido en Bogotá en 1976, llegó a París cuando era niño. Pasó de ser un niño de clase acomodada a vivir en un barrio más bien popular del noreste de París. Allí descubrió el básquetbol y la cultura callejera.

“Hacer un grafiti es un poco como marcar un punto en la cancha”, contó en una entrevista con la AFP, en la que admitió que el ego juega un papel central.

“El grafiti siempre tuvo problema con la gloria. Este es el verdadero deporte de los megalómanos. El grafiti es lo que pasa alrededor”, señaló.

Ha mostrado sus trabajo en galerías y museos de muchos países, desde el Reino Unido a China, pasando por su Bogotá natal y Estados Unidos.

Las calles de Miami y Barcelona llevan su marca. En Francia ha expuesto en el Museo de Artes y Oficios de París, la prestigiosa fundación Cartier y en galerías privadas.

AFP
AFP

Pintar a Napoleón

En sus telas cientos de gatos con distintas expresiones conviven en un universo de colores. “En Latinoamérica se ponen más colores. Eso le da un toque más tropical”, explicó.

La admiración de su hijo por Napoleón lo ha llevado a alterar estampas del siglo XIX del emperador. Desde que comenzó a ver la serie Cosmos, sus gatos flotan en polvo estelar.

Su lado más pop lo ha llevado a hacer un decorado en las Galleries La Fayette, a trabajar para Cacharel y a pintar un dibujo con el que Samsung promocionó un teléfono. Incluso pintó un mural para Disney en los Campos Elíseos.

“Uno se prostituye pero es una bendición. Solo que le guste a alguien es un milagro, ya que lo quiera comprar es otra cosa”, dijo.

Pese a que puede ganar miles de dólares cuando vende una pieza, la irregularidad de sus ingresos y su obsesión por las colecciones lo hacen vivir de manera precaria.

“Vivo en la casa de mis padres. Es como Colombia en París”, comenta riendo.

Obsesivo, consume parte de sus recursos en una colección de peluches de la década de 1980, que están destinados a una instalación artística que ronda en su mente.

“Cuando tuve dinero me volví loco”, confesó.

En una caja de plástico transparente se apilan decenas de juguetes en los que se ha gastado miles de euros.

En Estados Unidos ya causó escándalo al montar una exposición en la que torturaba a símbolos de la cultura infantil como los Muppets.

AFP
AFP

Famoso por pintar mal

Para Alberto, su alter ego, el gato negro (Chat Noir en francés), inspirado en el afiche que promocionaba un café del barrio de Montmartre a finales del siglo XIX, es una metáfora.

“Es perfecto como animal urbano”, contó.

En las calles, se ha curtido para soportar las críticas inevitables en el mundo del grafiti.

“Siempre defendí el derecho a ser ‘naíf'”, afirmó reivindicado su logo, que es tan simple que podría haberlo hecho un niño. “Antes decían este ‘man’ es famoso por pintar feo”, dice riéndose.

Para Alberto, el deporte es una metáfora para el arte. Siente que lo que ha hecho hasta ahora es un entrenamiento para un partido que recién comienza.

Ariela Navarro / AFP

¿Encontraste algún error?

Repórtalo aquí
¡Gracias por tus comentarios!
Lo sentimos, ocurrió un error al momento de enviar los datos.
Enviando datos ...
Ingrese su comentario

Déjanos tu datos, te contactaremos.

Ingrese su nombre
Ingrese su email Este email no es válido
¡Gracias por tu aporte!

Temas Relacionados:

Fuentes

  • - AFP

Comenta con Facebook: