La grabación, publicada en el perfil de Facebook de Michelle O’Neal, muestra a una niña, de unos 12 años de edad, enseñando a liberarse de una atadura de manos hecha con un plástico, técnica que muchos secuestradores usan para mantener a sus víctimas inmovilizadas.

El método de la menor consiste en manipular las esposas con los cordones de los zapatos, de esa forma logra soltarse gracias a la fricción.

Sus hijos podrían escapar si fueran esposados con un plástico? Enséñeles a liberarse en menos de un minuto”.