Rodrigo Bueno Vásquez
Opinión de Rodrigo Bueno Vásquez

“Rodrigo Bueno Vásquez es un conocido asesor, capacitador y litigante en los asuntos relacionados con el derecho del consumidor de vehículos, por su experiencia de 35 años en este campo.

Nació en Barranquilla, estudió Abogacía en la Universidad Javeriana y se especializó en Derecho Comercial y en Derecho del Consumidor, e hizo el curso de conciliador de la Cámara de Comercio de Bogotá, obteniendo la formación necesaria para desempañarse en el campo de su especialidad.

Sus recomendaciones se tuvieron en cuenta en la Ley 1480/11 que ahora regula las relaciones entre los proveedores, concesionarios y consumidores de vehículos de uso personal, la publicidad y la información en los medios, la vitrina de ventas y el taller de servicio, y la forma como se deciden en la Superintendencia de Industria y Comercio los conflictos y las infracciones a los derechos de los consumidores.

Mediante una nota llamada “Dehoy.semanal”, vía internet trata estos temas con más de 10.500 abonados del sector de los vehículos, los gremios del sector y la Superintendencia de Industria y Comercio.

El Colombiano, El País, El Heraldo, La Patria, Vanguardia Liberal, Nuevo Día, La Opinión, La Crónica del Quindío, La Nación, Llano 7 días, El Meridiano de Córdoba, El Pilón, El Diario del Sur, y el sitio ¨Carros Ya¨, publican el artículo que semanalmente escribe sobre estos temas.

También absuelve con gran equilibro las consultas que le hacen los lectores, y en ocasiones intercede para que se solucionen los conflictos sin que los mismos lectores lo sepan.

Los productores, concesionarios, distribuidores de repuestos y agremiaciones del sector de los vehículos le encomiendan la capacitación del personal de ventas, postventa, publicidad y atención de reclamos para que apliquen correctamente las normas de protección al consumidor en las relaciones del día a día con los clientes, con resultados que perduran en el tiempo.

En la ciudad de Bogotá y a nivel nacional presta sus servicios profesionales a las marcas, concesionarios y consumidores ante la Superintendencia de Industria y Comercio en las audiencias presenciales o virtuales que trajo la nueva ley del consumidor, en las cuales se deciden los reclamos por calidad, idoneidad o seguridad de los vehículos.

Ingrese a nuestro portal B&L Abogados

Formule sus consultas y comentarios a consultaslectores@rodrigobuenovehiculos.com.”

Dos autorizaciones antes de desarmar el vehículo

Si la falla no está cubierta por la garantía, el taller debe pasar por el duro trance de infórmaselo al cliente.

 

Cuando un vehículo ingresa al taller para la reparación de una falla, el Asesor de Servicio anota cuidadosamente todo lo que dice el cliente sobre las circunstancias en que se presenta el inconveniente, y después de un diagnóstico preliminar (que no lo compromete) procede a elaborar el inventario del estado en que ingresa el vehículo, en el que puede usar fotos y videos adjuntándolos a la orden de trabajo.

Más tarde, somete el vehículo a un examen más riguroso utilizando el escáner del fabricante que muestra si existe o no una falla y cuál es la probable causa, consulta el historial de mantenimientos y reparaciones del vehículo, y después de hacerle pruebas estáticas y en movimiento verifica si opera la garantía de fábrica o ésta no aplica porque el daño se debe al mal uso del bien o al mal mantenimiento, o a las fuerzas de los humanos o de la naturaleza que atentan contra el vehículo.

Si la falla no está cubierta por la garantía, el taller debe pasar por el duro trance de infórmaselo al cliente, que si es una persona razonable lo aceptará y pedirá descuento sobre la mano de obra y/o los repuestos, que a veces los concesionarios conceden a pesar de que el importador o el ensamblador del automotor no pondrá un peso porque el asunto no está cubierto por la garantía.

Pero hay dos situaciones bien interesantes cuando hay que desarmar conjuntos o sistemas para efectuar el diagnóstico de la falla, a saber:

Si la garantía ha perdido validez por alguna de esas circunstancias, el cliente debe pagar el costo del diagnóstico si no autoriza la reparación, y eso hay que advertírselo en la orden de trabajo al ingresar el vehículo al taller para el servicio por garantía, y en aquellos casos en que no será posible rearmar los componentes o entregar el vehículo en el estado en que ingresó por la falla, eso también hay que advertírselo al cliente al recibir el vehículo para una reparación por garantía o contratada por el cliente.

Si no se hace de esa manera el consumidor podrá rechazar la factura que le pasen por el diagnóstico, y en el segundo caso podrá exigir que la reparación se haga a costo o que le entreguen el vehículo en el estado en que lo recibieron, pues se habrá vulnerado su derecho a que le den información suficiente y oportuna para decidir si deja o no el vehículo que ha llevado para un servicio por garantía o para una reparación a su costo.

La ley del consumidor exige que el taller le expida un recibió al cliente que deja su vehículo para una reparación a su costo, que generalmente se llama ¨orden de trabajo¨ o ¨orden de servicio¨, y en ese documento se pueden dejar ambas advertencias al consumidor, para que no haya malentendidos sino opera la garantía del fabricante o si no es posible devolver el vehículo en el estado en que ingresó para que lo reparen en otro lugar.

Sucede igual cuando el médico le pide al paciente que acepte por escrito que conoce los riesgos de la operación y los acepta.

¿Encontraste algún error?

Repórtalo aquí
¡Gracias por tus comentarios!
Lo sentimos, ocurrió un error al momento de enviar los datos.
Enviando datos ...
Ingrese su comentario

Déjanos tu datos, te contactaremos.

Ingrese su nombre
Ingrese su email Este email no es válido
¡Gracias por tu aporte!

Temas Relacionados:

Comenta con Facebook: