Opinión

Ariel Peña

En la actualidad soy columnista de Minuto30, el Espacio, Debate, Periodismo sin Fronteras y el Centro de Pensamiento Primero Colombia

El cristianismo es libertario, el marxismo es totalitario

La doctrina cristiana, sin buscar objetivos políticos, ha sido compañera de las reivindicaciones en favor de los necesitados.

La Biblia según el evangelio de San Lucas en el capítulo cuarto, acerca de la tentación de Jesús, nos narra: “y le llevó el diablo a un alto monte, y le mostró en un momento todos los reinos de la tierra. Y le dijo el diablo: A ti te daré toda esta potestad, y la gloria de ellos; porque a mí me ha sido entregada, y a quien quiera la doy. Si tu postrado me adorares, todos serán tuyos. Respondiendo Jesús, le dijo: vete de mí, Satanás, porque escrito está: Al Señor tu Dios adorarás, y a él solo servirás”.

Indudablemente que el diablo le ofreció a Jesús todo el poder político de las naciones, pero el Maestro lo rechazó, lo que desde ese entonces enmarca al cristianismo como una doctrina libertaria, que jamás busca oprimir a los demás, así haya cometido errores en dos milenios de existencia, y aunque el pasaje bíblico algunos lo tomen como una metáfora.

De acuerdo a lo anterior es una paradoja pretender revolver a la estafa del marxismo-leninismo con el cristianismo, porque el carácter criminal y burocrático del comunismo totalitario es indiscutible. Sin embargo, desde hace más de 50 años siguiendo los lineamientos que en esa época dictaba el partido comunista de la URSS de acuerdo a la guerra fría, militantes de la teología de la liberación de manera torva buscan juntar al cristianismo con el marxismo, lo que es un exabrupto, pues el cristianismo es libertario y el marxismo es totalitario.

Por el atraso ideológico de Latinoamérica, los comunistas como lobos con piel de ovejas, en algunas oportunidades se aprovechan de la inocencia de los creyentes para inyectar la teología de liberación, recordando que el difunto orate de Hugo Chávez era un cínico y oportunista, utilizando la doctrina cristiana para hacerle proselitismo al engendro del socialismo del siglo XXl, que es la versión maquillada para región del marxismo- leninismo, y al igual que Chávez gobiernos matriculados en el comunismo totalitario de manera palurda han usado al cristianismo mezclando con el marxismo para sus aviesos fines de violencia, estatismo y embrutecimiento.

La doctrina cristiana sin buscar objetivos políticos, ha sido compañera de las reivindicaciones en favor de los necesitados, como lo reconoce hasta Friedrich Engels en un folleto titulado “La Historia del Cristianismo Primitivo”, pero sin buscar el poder. De ahí que cuando Jesucristo antes de ser crucificado le dice a Pilato: “Mi reino no es de este mundo”, no se refiere al mas allá, sino al sistema político en el que ha vivido la humanidad, por eso se plantea la construcción del Reino de Dios y su justicia en la tierra como antítesis de la opresión del Estado y la política, pero no como lo entienden los comunistas totalitarios que siguen la teología de la liberación o el socialismo del siglo XXl, que buscan montar dictaduras eternas fundamentadas en el bodrio del marxismo-leninismo.

San Juan 14:30, dice: “No hablaré ya mucho con vosotros; porque viene el príncipe de este mundo, y el nada tiene de mí”.

Con este versículo se le puede estar dando un carácter diabólico al poder político por parte de Jesús, sin olvidar que en otro pasaje de la Biblia, el mismo Maestro afirma “Dad, pues a César lo que es de César, y a Dios lo que es de Dios”.

Lo anterior implica respeto a las autoridades de parte del creyente, sin embargo de acuerdo a las escrituras, los seguidores de la teología de la liberación que hacen una mezcolanza entre cristianismo y marxismo, están completamente en las tinieblas, porque es imposible juntar unas enseñanzas libertarias con los dogmas del comunismo totalitario que hace que su militancia se convierta en una cáfila enfermiza y alucinada, que busca conquistar y perpetuarse en el poder político avasallando a los demás.

También en el libro bíblico de Daniel, el profeta le dice a Nabucodonosor rey de Babilonia: “Su majestad es el más grande de todos los reyes, porque Dios te lo permite”, lo cual no significa que Dios estaba de acuerdo con las acciones de este gobernante tirano y pagano; de la misma manera como lo afirma el apóstol San Pablo “hay que someterse a las autoridades”, y eso es lógico.

Pero sin olvidar que el marxismo- leninismo cuando está manejando el Estado se convierte en una dictadura sanguinaria que aplasta a los pueblos y por ello hay rebeliones ciudadanas como las que ocurrieron antes de la caída del muro de Berlín y de la debacle de la URSS hace 26 años, o como las protestas que en estos días suceden en Venezuela en donde el régimen castrochavista o marxista-leninista de Nicolás Maduro, está cometiendo un genocidio en contra de la población inerme, apoyado por la camarilla comunista cubana.

El cristianismo no tiene nada que ver con el marxismo, ya que son como el agua y el aceite, advirtiendo eso sí, que el esperpento comunista en su oportunismo de manera vulgar con la teología de la liberación trata de engañar a las personas despistadas, pues el marxismo como padre del odio, la mentira y la violencia en su totalitarismo se vale de cualquier estratagema para esclavizar a las naciones.

Comentarios

Fuentes

Reportar un error

Comentarios

Fuentes

Reportar un error


Opinión

{[{ctrl.articles[index].author.owner.short_text}]}

{[{ctrl.articles[index].phrases.main}]}

{[{ctrl.articles[index].images.meta.alt}]}
{[{ctrl.articles[index].images.meta.description}]}|{[{ctrl.articles[index].images.meta.credit}]}
{[{ctrl.articles[index].images.meta.alt}]}
{[{ctrl.articles[index].images.meta.description}]}|{[{ctrl.articles[index].images.meta.credit}]}

Más Videos

{[{ctrl.articles[index].phrases.main}]}

Más Videos

Comentarios

Fuentes

Reportar un error

Comentarios

Fuentes

Reportar un error