Quienes usaron un sauna entre 4 y 7 días a la semana mostraron un riesgo 61 % menor de tener un ACV (accidentes cerebrovascular) que las personas que fueron solo una vez a la semana, determinó el estudio realizado en Finlandia.

El beneficio también fue evidente para quienes pasaron tiempo en saunas 2 o 3 veces por semana, entre los que disminuyó un 14 % el riesgo de ACV respecto de los que lo hicieron una vez por semana.

El artículo continúa abajo

Los beneficios persistieron incluso después de ajustar otros factores que podrían afectar ese riesgo, como el ejercicio, el colesterol alto, el tabaquismo y la diabetes.

“Estos resultados son interesantes porque sugieren que esta actividad que las personas utilizan para la relajación y el placer también puede tener efectos beneficiosos sobre su salud vascular”, dijo el autor del estudio, Setor Kunutsor, de la Universidad de Bristol.

Los saunas parecen tener un efecto reductor de la presión arterial, lo que puede ser la base del efecto beneficioso sobre el riesgo de ACV”, agregó.

Los investigadores advirtieron que el estudio era de naturaleza observacional, y al basarse en respuestas a cuestionarios no llegó a demostrar causa y efecto.

El estudio incluyó a personas de 53 a 74 años residentes en el este de Finlandia, un país en el que los saunas son tan comunes que es habitual que la gente los tenga en sus casas.

Con AFP